Colombia tiene garantizado suministro por cinco años

Crece temor por escasez de reservas petroleras

En 2016 se registraron inversiones en la industria por debajo de los US$2.000 millones y para 2017 se espera terminar con recursos cercanos a los US$5.000 millones, lo que da esperanzas para mejorar las reservas.

El uso de taladros en la industria petrolera ha crecido. Ecopetrol

 

La producción petrolera del país no da signos de franca recuperación a pesar de los esfuerzos de las empresas y las ayudas del Gobierno. A la vuelta de cinco años está latente la amenaza real de que el país se convierta, de nuevo, en importador de crudo, lo que volvería trizas las finanzas públicas. Este oscuro panorama ha movido a los diferentes gremios a examinar las razones que tienen frenada la actividad exploratoria.

“Tenemos el desafío de garantizar la sostenibilidad energética de Colombia”, dijo el presidente de la Cámara Colombiana de Bienes y Servicios Petroleros (Campetrol), Germán Espinosa, previo a la realización de Expo Oil y Gas en Corferias.

El evento reunirá a los protagonistas de la industria petrolera colombiana. “Si no trabajamos juntos (Gobierno, industria y territorio), no podremos salir adelante”, dijo Espinosa. Por ello se reunirán los representantes de las regiones petroleras para hablar de dos temas que afectan principalmente a los habitantes de estos territorios: la posibilidad del desarrollo del fracking y las consultas populares.

Espinosa considera que lo de las consultas es una situación que puede afectar la operación petrolera. Hasta hoy se han hecho ocho consultas populares petroleras, hay diez más en curso y otras once anunciadas. Lo importante es que la consulta se haga con información veraz, dice el dirigente gremial, al indicar que en el caso de las consultas petroleras se compromete la seguridad energética del país.

Colombia tiene reservas petroleras de 1.665 millones de barriles, que garantizan la sostenibilidad para un poco más de cinco años. Después de ese tiempo, el país tendría que iniciar la compra de crudo, “dado que la maduración de los procesos de exploración y producción demanda entre siete y diez años”, advierte Espinosa.

Campetrol señala que las estadísticas de sísmica muestran un débil desempeño sin visos de recuperación. Este año se presenta como el de menor actividad en los 17 años que tiene registrado el gremio. “El acumulado de sísmica hasta agosto alcanzó los 860 kilómetros 2D (dos dimensiones) equivalente onshore (en tierra) y nula actividad sísmica costa afuera, en contraste con los 25.000 kilómetros equivalentes totales del primer semestre de 2016”, destaca un informe del gremio, que agrupa a 105 empresas del sector de servicios petroleros.

En septiembre de 2017 se registraron 37 pozos exploratorios frente a los 11 del mismo período de un año atrás, mostrando que la industria en este aspecto ha sido dinámica. “Las cifras actuales ya superan los pozos explorados durante todo el año pasado, los cuales ascendieron a 21 y significan un porcentaje de cumplimiento de 74 % frente a la meta de 50 pozos que se fijó la ANH (Agencia Nacional de Hidrocarburos) para el cierre de 2017”, recuerda Campetrol.

Destaca el gremio que los taladros en operación en el territorio nacional en septiembre continuaron la trayectoria creciente que registran desde abril del año pasado. Se utilizaron 91 equipos, que significan un incremento de 62 frente a septiembre del año pasado.

Frente a la función de los taladros, explica Campetrol que, de los 261 equipos en existencia hasta septiembre, 158 se destinaron a labores de drilling (perforación), de los cuales 55 se reportaron como contratados y 41 en operación.

Espinosa considera que más que concentrarse en el uso o no del fracking, hay que buscar la manera de incorporar reservas petroleras nuevas y volúmenes adicionales de producción y “eso pasa por el recobro mejorado y aprovechamiento de los yacimientos no convencionales”.

 

Temas relacionados