Crisis de deuda de venezolana podría ser peor que la argentina

El experimentado analista Robert Koenigsberger advierte que factores como las sanciones de Trump agravan la situación de los bonos de Venezuela.

Bonos venezolanos rinden 40 puntos sobre los del Tesoro de los Estados Unidos.Bloomberg.

De las muchas reestructuraciones de bonos soberanos que Robert Koenigsberger ha presenciado en sus tres décadas en la industria, ninguna será siquiera parecida a la de Venezuela, dice.

El experimentado inversionista en deuda en problemas dice que las sanciones de la administración Trump contra el presidente Nicolás Maduro y otros funcionarios venezolanos causarán estragos incalculables en cualquier intento de solución negociada. Es probable que el caos resultante sea peor que lo que se vio durante la saga de deuda de 15 años de Argentina, considerada una de las reestructuraciones más complicadas y dolorosas en América Latina en las últimas dos décadas, según Koenigsberger.

Calculando que era solo cuestión de tiempo antes de que la nación rica en petróleo sucumbiera a un default, el gerente de dinero se volvió tan pesimista sobre el país hace un año que vendió todos los activos venezolanos de su fondo que se suponía que estaba dedicado a Venezuela.

"Durante la crisis argentina, si me dabas las llaves del Ministerio de Finanzas de Argentina, podría haber resuelto el problema en 60 días", dijo Koenigsberger, que supervisa US$6.000 millones como jefe de inversiones en Gramercy Funds Management, con sede en Greenwich, Connecticut. "Si me dieras las llaves del Ministerio de Finanzas de Venezuela, te las devolvería".

Durante varios años, muchos inversionistas compraron bonos a corto plazo de Venezuela, pensando que si bien un futuro default era inevitable, era probable que el país se mantuviera a flote durante todo el tiempo que pudiera. Koenigsberger criticó esa creencia, calificándola de "intelectualmente floja". Para él, el problema de Venezuela no es el sobreendeudamiento, sino la falta de liquidez en tanto los dólares se han secado. Si bien eso deja al país en una mejor posición una vez que se reestructure, será la causa de un dolor significativo para los inversionistas en los próximos años, dijo.

"Lo que no se está considerando hoy es que Venezuela puede tener un default más ningún cambio de régimen", dijo Koenigsberger. "Si estos tipos quieren mantenerse en el poder, permanecerán en el poder ya sea que realicen pagos de deuda o no. Creo que tomará más tiempo para una resolución porque puede tomar más tiempo para un cambio de régimen".

A continuación, más aportes de Koenigsberger sobre la crisis de deuda de Venezuela:

¿Cómo afectarán las sanciones de EE.UU. a la reestructuración?

"Están diciendo ’vengan a hablar con nuestro jefe de reestructuración’ cuando este está en la lista de la OFAC (siglas en inglés de Oficina de Control de Activos Extranjeros). Si no puede hablar con su contraparte y no puede negociar con su contraparte, esas son las dos partes básicas de una reestructuración. Por lo tanto, ’reestructurarnos’ significa realmente ’declaremos un default’. Luego, repartirán culpas, diciendo ’nos encantaría reestructurar nuestra deuda, pero esos yanquis no nos dejarán hacerlo’. Ve a hablar con Donald Trump y cuando elimine las sanciones podemos hablar’".

¿Qué valores de recuperación pueden prever los bonistas?

"Después de haber estado en la mesa de grandes reestructuraciones de deuda soberana durante 30 años, creo que los precios pueden bajar mucho más. Cuando Rusia incumplió en 1998, a pesar de que finalmente valía 65 centavos más o menos, los bonos cotizaron a unos 6 centavos por seis meses. Los bonos en default de Argentina se negociaron a aproximadamente 8 centavos y sub-15 por más de seis meses. Existe la creencia en el mercado de que hay un precio mágico al que Venezuela se detendrá. Si bien vemos que el valor de la reestructuración finalmente excederá los 50 o 60 centavos por dólar, antes de eso habrá una baja material".

¿Hay forma de evitar que este proceso sea doloroso?

"La única resolución rápida es si los venezolanos dicen que solo estaban bromeando, que sí van a pagar". Nuestro escenario base es que estamos entrando en un default y en una resolución que tardará mucho tiempo. No me sorprendería si toma tres años para el cambio de régimen y la reestructuración. Pagar a los titulares de bonos extranjeros no es prioridad después de un cambio de régimen".

Si Venezuela entra en default, ¿por qué pagaría PDVSA?

"El mayor error que cometen los incumplidores es realizar el último pago antes del default. Existe todo tipo de especulaciones de que muchos de los beneficiarios de los pagos han sido venezolanos y altos miembros del régimen, por lo que es muy posible que esta sea una forma de mover el dinero a donde lo deseen. El mensaje de Maduro puede haber sido ’no hagas más negociación de mono’, que es comprar el siguiente bono a madurar".

Temas relacionados
últimas noticias

La distorsión del microcrédito