Descartan presiones en renuncia del superintendente de Servicios Públicos

José Miguel Mendoza tomó la decisión de intervenir y tomar posesión de la quebrada Electricaribe, que estaba al borde de dejar sin energía a los siete departamentos de la Costa Caribe colombiana

José Miguel Mendoza oficializó la renuncia a la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios.Superservicios

Descartando que su salida se debe a la presión de los españoles de Gas Natural Fenosa por la intervención de la quebrada empresa Electricaribe, el superintendente de Servicios Públicos Domiciliarios, José Miguel Mendoza, oficializó la renuncia que fue presentada ante el presidente Juan Manuel Santos. "Me retiro por motivos estrictamente personales", dijo. (Lea "Electricaribe, la peor empresa de servicio de energía del país")

Entre sus principales logros se encuentra haber reorientado las funciones de inspección, vigilancia y control de la Superintendencia de Servicios, tecnificando los procesos de investigación e impulsando la supervisión preventiva, lo cual permitirá evitar futuras crisis en la prestación de servicios públicos esenciales. Estas acciones se evidencian en la intervención de Electricribe que afrontaba una difícil situación financiera que la imposibilitaban para seguir cumpliendo con el suministro de energía en la región Caribe.

Recuperó su capacidad técnica y de supervisión sobre las 3.000 empresas prestadoras de los servicios públicos de energía eléctrica, gas combustible, acueducto, alcantarillado y aseo que existen en el país. En 2017 se superaron todos los registros históricos en materia de fiscalización de empresas prestadoras. Es parte del balance que hizo el saliente superintendente de Servicios Públicos.

“Contando la multa que se impuso a Termocandelaria –la mayor en toda la historia de la Superintendencia- por su conducta durante el pasado fenómeno de El Niño y que ascendió a $35.410 millones; en el 2017 se sancionaron 22 empresas de energía y gas combustible generando multas por $38.580 millones, un aumento de 1.820% frente al 2016 cuando se impusieron multas por $2.116 millones. Y se sancionaron 112 prestadoras de Acueducto, Alcantarillado y Aseo por $7.700 millones, un crecimiento de 450% frente al 2016 cuando se impusieron multas por $1.742 millones”, indicó José Miguel Mendoza.

Explicó que al recuperar su capacidad técnica, la entidad de control ha sido reconocida nacional e internacionalmente. Precisamente destacó el reconocimiento entregado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sobre el modelo de gestión implementado. En este contexto, en el último año se resolvieron más de 186.000 reclamaciones de los usuarios y se logró reducir en un 56% los tiempos de respuesta.

En un comunicado de prensa, la entidad de control resaltó la puesta en marcha del Sistema de Monitoreo y Evaluación de Obligaciones de Energía en Firme (Simeo), el cual busca tener señales concretas sobre la capacidad de las 58 unidades de generación de energía de suministrarle electricidad al país aún en los momentos más difíciles. 

Destacó el significativo crecimiento que tuvo el registro de organizaciones de recicladores que hay en el país. “Pasamos de tener 43 organizaciones de recicladores inscritas como prestadores de la actividad de aprovechamiento a contar con más de 230 organizaciones de recicladores en 62 municipios del país. Esto es un aumento de casi el 500%”, afirmó.

Impulsó la estructuración de planes de contingencia para las empresas de acueducto y alcantarillado, permitiendo actualizar de los reportes al Sistema Único de Información (SUI), en un 90% para el servicio de aseo, 79% en alcantarillado y 43% en los de acueducto.

Los avances y proyectos desarrollados le van a permitir a la Superservicios cumplir fielmente con la misión que la Constitución le encomendó de asegurar que los colombianos tengan acceso ininterrumpido a servicios públicos que les permitan mejorar su calidad de vida, dijo el funcionario.