“Dian no ha sabido vender a empresarios la facturación electrónica”: creador del modelo

El padre de la facturación electrónica en su visita a Colombia recordó los beneficios que tiene para los empresarios la implementación de este nuevo modelo, que se espera, sea obligatorio a partir de 2019. ¿Qué es y cuáles son sus ventajas? acá le explicamos.

Mario Fernández.Cortesía Signature

Al parecer, si se habla de facturación electrónica en Colombia la reacción que genera este concepto en el empresariado es pavor, porque suele asociarse a pagar impuestos y cumplir, quién sabe cómo, con una nueva ley. No obstante, para uno de los precursores de este nuevo modelo en Latinoamérica, Mario Fernández, la respuesta debe ser contraria, puesto que esta tendencia trae beneficios a las empresas.

¿Qué es la facturación electrónica? básicamente es un nuevo modelo que busca llevar ese ‘papelito’ que expiden los comercios al momento de hacer una compra al mundo digital, siendo esto el primer paso de un sin número de funciones que se pueden hacer con los datos recopilados en esa transacción. Pero ¿quién mejor para explicarlo que el padre de este modelo en América Latina?

Lea también: Reglamentan la factura electrónica en Colombia

En su entrevista a El Espectador, Fernández explicó que en 2003 nació un nuevo modelo de facturación electrónica en América Latina, siendo Chile el epicentro de este alumbramiento. Aclaró que esta incursión es totalmente diferente a la que se conoce en países como Estados Unidos y otros del continente asiático y europeo, lugares donde el modelo se limita a que el recibo no sea físico sino un archivo de Word o un PDF, sin mayor regulación.

“Eso al final no trae los mismos beneficios que trae la facturación electrónica de la que estamos hablando”, dijo Fernández.

El proceso de desarrollo para moldear la idea de lo que hoy se conoce como facturación electrónica, se originó gracias a el primer paso que dio la autoridad tributaria en Chile, la Dian para Colombia, en la que buscó usar la tecnología para digitalizar las facturas generadas. Fernández quien es el actual CEO de Signature y Gosocket, acompañó con su empresa la evolución de este proyecto.

También le puede interesar: Llegó la era de la facturación electrónica

“Éramos una empresa muy joven en ese momento, pero especializados en implementación de sistemas relativamente complejos y desafiantes para las organizaciones.  Ya teníamos un dominio de lo que era firma digital y todas estas tecnologías, entonces nos unimos inmediatamente como proveedores privados”, describe Fernández su participación en el proyecto que vio nacer la moderna facturación electrónica. El trabajo que adelantó consistió en explicarle al empresariado los beneficios de este modelo.

¿Cuáles son los beneficios de la facturación electrónica?

Según lo dicho por este precursor, la ventaja del nuevo modelo impacta principalmente al estado y el empresariado.

Un error que, considera Fernández, ha cometido la Dian en este proceso de implementación, es enfocar la facturación electrónica en la evasión de impuestos, algo que, de hecho, es una de las funciones que tiene este nuevo modelo, pero no el único.  

Para el empresario enfocar los esfuerzos solamente en esto atemoriza al empresariado y va en contra de lo que significó en sus orígenes la facturación electrónica en su país.   

“El objetivo de los demás países ha sido contrario al de Chile, eso es importante de destacar, porque cuando el foco se concentra en controlar la evasión tributaria, puede pasar que si la autoridad no logra doblarse y ayudar a los privados, el proyecto se trabe, y creo que eso es lo que ha pasado en Colombia”, afirmó Fernández.

Le sugerimos leer: Ventas con facturas electrónicas sumaron $7.02 billones: DIAN

“Los empresarios se asustan porque la Dian no ha sabido vender ese beneficio a los privados y eso es en lo que somos especialistas. Podemos convertir esa facturación electrónica en un beneficio empresarial, para todo tipo de empresas e industrias de todo el mundo”, Añadió.

Según lo descrito por el empresario, parte de los beneficios que tiene este nuevo modelo es la democratización tecnológica en las empresas, ya que existen soluciones gratuitas que le permitirán a las compañías entrar en este mundo.

Otro punto a favor, es el abanico de nuevas soluciones financieras paras las empresas, como el e-factoring, un recurso que le ayuda a las compañías a tener mayor liquidez financiera, lo que para Fernández se traduce en una ayuda para que las pymes no quiebren.

“En Chile no era obligatoria la facturación electrónica y nosotros nos especializamos en que las empresas le vieran el valor más allá de la obligatoriedad, es por eso que antes de que se declarara obligatorio, hace dos años, las empresas para entonces ya lo habían implementado”, destacó Fernández.

Hasta el momento se ha descrito cómo le beneficia este nuevo modelo al Gobierno, en la modernización del  recaudo de impuestos, y a las empresas, ofreciendo nuevas soluciones financieras, pero queda faltando el tercero en este triángulo transaccional, el consumidor.

Lea también: Con 26 empresas arranca piloto de facturación electrónica

Para Fernández los beneficios de esta facturación se dejan ver en las finanzas personales del consumidor, ya que, como ahora el recibo es digital, esto permite que nuevas aplicaciones automaticen el proceso de contabilidad de la persona y, sumado a sus ingresos, le digan cuáles han sido sus gastos y cuánto dinero le queda, entre otras.

Incluso con lo anterior una aplicación podrá ser capaz de hacerle la declaración de renta a su usuario. Además de esto estas facturas digitales podrán ser convertidas en títulos valor para sus propietarios.

La conclusión a la que llega este empresario es que a la facturación electrónica no hay que tenerle miedo, es algo nuevo que llega para quedarse.