Beneficios y oportunidades de la AP

Diversificar mercados, una prioridad de la Alianza del Pacífico

Colombia recibió de Chile la presidencia pro témpore de la Alianza del Pacífico. Los cuatro nuevos países asociados se muestran complacidos por las oportunidades de negocio con el bloque económico.

Pedro Pablo Kuczynski, Michelle Bachelet, Juan Manuel Santos y Enrique Peña Nieto, mandatarios de Perú, Chile, Colombia y México.EFE

Más que la sorpresa de ver una caravana de vehículos de alta gama transitando por las avenidas de Cali, en cuyo interior viajaban los presidentes de los países miembros de la Alianza del Pacífico, los habitantes de esta ciudad tienen otras dudas. ¿Para qué sirve que Colombia sea miembro de este grupo económico? ¿En qué ayuda al ciudadano del común este bloque? Más ahora que Colombia recibió por segunda vez la presidencia pro témpore (por un tiempo) del mecanismo de integración regional.

Para el presidente del capítulo Colombia del Consejo Empresarial de la Alianza del Pacífico (CEAP), Martín Carrizosa, esta economía regional está en la mira del mundo. Por eso manifiesta que el alcance del bloque depende de lo que “quieran hacer los empresarios”. “Muchas empresas han encontrado en la Alianza el pretexto para regionalizarse y abrir operaciones en otros países y hacer más actividades de comercio, además de conocer a sus pares en los miembros del bloque y así decidir cómo incursionar en los países asiáticos”. (Lea "Latinoamérica, vista desde los empresarios de la Alianza del Pacífico")

Carrizosa agrega a estos beneficios un avance importante que ha logrado el bloque, referente a los fondos de pensiones de los países miembros, los cuales podrán invertir y ser más rentables. “¿Se puede imaginar a un ama de casa que pueda tener sus ahorros invertidos en procesos de infraestructura en toda la región? Si eso no es determinante, no me imagino qué podría ser más transformador”.

Frente a las declaraciones de algunos empresarios extranjeros acerca de la necesidad de que Colombia mire más hacia la región Asia Pacífico y no tanto a mercados como Europa, el presidente de Procolombia, Felipe Jaramillo Jaramillo, asegura que “es muy importante seguir diversificando los mercados. Nosotros consideramos que hay un potencial enorme en el área Asia Pacífico para la economía colombiana y nos parece que no puede ir en detrimento de otras relaciones que tenemos con otras regiones del mundo. Eso nos permite aumentar la competitividad. Cabe recordar que Asia Pacífico es la región con los mayores crecimientos demográficos y de PIB y es por ello que considero importante que Colombia tenga cada vez una dinámica comercial más fuerte con esta parte del mundo”.

Así como en Cali se dieron cita empresarios que llevan pocos años comercializando productos y servicios entre los países de la Alianza, existen otros que ya han cumplido cerca de 50 años haciendo presencia en esta zona de América.

Es el caso de Tadaaki Kurakake, CEO para Suramérica de Marubeni Corporation, empresa de comercio de origen japonés, quien cree que la oportunidad que tiene Colombia ahora es fundamental para aumentar la productividad. “Considero que todo lo que está viviendo el país con el tema de la paz nos va ayudar a nosotros como inversionistas y a Colombia como Nación. Ahora vemos la oportunidad que se va a presentar en materia agrícola”.

En esa misma tónica están el ministro de Relaciones Exteriores de Nueva Zelanda, Gerry Brownlee, y el embajador de Canadá, Allan Culham, quienes, junto con los representantes de Singapur y Australia, se reunieron con los presidentes miembros de la Alianza como parte de la presentación oficial como países asociados al bloque.

“Es muy importante fortalecer el intercambio con todo lo que ha ocurrido con el tema de la paz. Por ejemplo, Colombia tiene una muy buena posibilidad en el campo de los productos lácteos y nuestro país puede ofrecer buenas posibilidades económicas”, indica Brownlee.
Igualmente, el embajador de Canadá reafirmó que los acuerdos de paz en Colombia traerán muchos beneficios comerciales. “Miremos, por ejemplo, el tema del café: es una buena opción para Canadá y un excelente negocio para Colombia”.

¿Qué le hace falta a Colombia?
La respuesta sobre las oportunidades de mejora que tiene la Alianza del Pacífico para aumentar la productividad, comercialización, presencia y calidad, tanto en los países del bloque como con otras latitudes, tiene varias aristas. La primera la enmarca el presidente Juan Manuel Santos al señalar que “la Alianza es un gran mecanismo para atraer inversión. Y se ha logrado porque se ha escuchado al sector privado. Es de esta manera como podemos ir creciendo día a día”.

Otra de las miradas se enfoca en la tecnología, y frente a este tema el ministro de las TIC, David Luna, es claro al afirmar que “hay que enfocar los esfuerzos en mirar la oportunidad de abrir una puerta más amplia a las herramientas tecnológicas. Ahí tenemos un espacio enorme de participación”. Igualmente, William Corredor, presidente de Open Systems, empresa colombiana que brinda soluciones de alta tecnología, hace un llamado urgente para la búsqueda de talentos. “Para logar éxito en este campo es necesario invertir en la gente, pero no sólo cuando un joven está en la universidad, sino desde los primeros años de colegio”.

Uno de los aspectos en los que hace énfasis Jaramillo Jaramillo es la determinación necesaria para hacer negocios. “En este tema hay que impulsar más la actitud comercial. Por ejemplo, el año pasado, México invirtió en Colombia cerca de US$600 millones, lo que nos anima a que a través del encadenamiento productivo podemos llegar a otros mercados. Es cierto que las inversiones han crecido de manera exponencial, pero también hay que aclarar que el crecimiento en el comercio entre los países ha sido moderado y para elevarlo hay que apostarles a los encadenamientos productivos para exportar a otros países fuera de la Alianza”.

“Las mejoras están a la vista. Esto es un animal que crece rápidamente, despierta interés y se expande al admitir nuevos asociados. Es una innovación para la economía. Creo que estamos escribiendo el segundo capítulo de la Alianza del Pacífico”, añade Carrizosa.

A su vez, Alexánder Micolta, presidente de la Cámara de Comercio de Buenaventura, destaca que este puerto debe ser tenido más en cuenta, así como promover que empresas exportadoras e importadoras, situadas en otros lugares de Colombia, puedan instalarse en esta ciudad para ser más competitivas. “Por ejemplo, Mitsubishi tiene dos plantas en Antioquia y quieren instalar una de ellas en un puerto. Lo ideal sería Buenaventura, pues la mayor parte de su materia prima viene de Asia y el 50 % de su producción sale para Ecuador y Perú. ¿Qué hace falta? Tener incentivos atractivos. Eso es lo que se presentará ante el Congreso en la próxima legislatura”.