Economía en 2018 crecerá entre 2,2% y 2,4%: ANDI

El estudio gremial considera que el país termina este año con algunos indicadores que reflejan la solidez de la economía.

Tras admitir que este año fue muy difícil, los empresarios del país consideran que, en 2018 el crecimiento de Colombia posiblemente se situará entre 2.2% y 2.4%.

Dice el informe de la ANDI sobre el comportamiento de la economía en este año y las proyecciones para el siguiente. Dice que al terminar 2017 podemos calificar este “como un año difícil donde confluyen aspectos desfavorables y factores positivos”.

El gremio destaca que entre los factores los factores desfavorables están un ambiente de incertidumbre nacional e internacional, que incluye tanto lo económico como lo político. Un segundo factor ha sido el bajo crecimiento y, por último, la difícil situación fiscal también impactó la economía colombiana.

Destaca el estudio gremial que el país termina este año con algunos indicadores que reflejan la solidez de esta economía como la tasa de desempleo de un dígito; estabilizó el entorno macroeconómico; disminuyó el déficit en cuenta corriente de más de 6% en 2015 a cerca de 3,5% al finalizar 2017; y redujo ligeramente el déficit fiscal.

“Todo esto se ha reflejado en la percepción que las calificadoras de riesgo tienen del país y es por ello que conservamos el grado de inversión, aunque la decisión de Standard and Poor’s es una señal de alerta en lo fiscal y en materia de crecimiento”, indica el informe elaborado por el equipo económico de la ANDI.

Reitera el gremio de los empresarios que luego de un primer semestre donde la economía apenas creció 1.2%, se esperaba un repunte en el segundo semestre. “Los resultados de 2% para el tercer trimestre son inferiores a lo esperado y la economía colombiana posiblemente cerrará el año 2017 con un crecimiento de alrededor del 1,7%, nivel inferior al del año anterior (2,0%) y al promedio de los últimos 15 años (4.3%)”.

Este año el crecimiento de la economía estuvo liderado por el agro, los servicios financieros, y los servicios sociales, comunales y personales. Contrario a este comportamiento, el sector minero, la industria manufacturera y la construcción se mantuvieron en terreno negativo.

Considera la ANDI que se debe continuar el proceso de simplificación de los gravámenes para hacer atractiva la inversión y la formalización económica. También, es urgente reducir las tarifas corporativas de tributación.

“Colombia cuenta con una tarifa efectiva de tributación alrededor de 70% y, simultáneamente, pareciera tener una baja presión tributaria a juzgar por el indicador de recaudo como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB)”, según el informe. Destaca que lo anterior se debe a que son pocos los contribuyentes que aportan al fisco.

Insiste en que el control a la evasión y a la elusión se debe adelantar con la modernización tecnológica de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN).

Señala que la corrupción es uno de los mayores flagelos de la sociedad colombiana y “debemos abordarlo”. Pues para el gremio este desangre de dineros públicos “impide un verdadero desarrollo económico y social, afecta los negocios y se traduce en grandes distorsiones en la asignación eficiente de los recursos”.

Para la ANDI por todo esto, la corrupción se convierte en un eje fundamental de la política pública. Recomienda aumentar las penas para todo acto de corrupción, incrementar el uso de la tecnología en todas las acciones que tenga el Gobierno, disminuir y simplificar los trámites, buscar mayor transparencia en la información oficial, fortalecer las autoridades de control y reforzar las capacidades de los funcionarios públicos.