El FMI quiere cambiar de imagen, pero el resultado es el mismo

Mientras el Fondo Monetario Internacional celebra su reunión anual en Washington esta semana, están estallando protestas en algunos de sus países prestatarios.

Desde la crisis financiera, el FMI, a quienes muchos resienten por apoyar la austeridad, ha dedicado más atención a cómo se comparten los beneficios del crecimiento. AFP

Desde Ecuador y Argentina hasta Egipto, la agitación tiene un aspecto familiar, incluso después de que el FMI pasara años tratando de reinventarse. Esto representa un desafío para su nueva jefe, Kristalina Georgieva.

(Lea: ¿Quién es Kristalina Georgieva, la nueva directora del FMI?)

Desde la crisis financiera, el FMI, a quienes muchos resienten por apoyar la austeridad, ha dedicado más atención a cómo se comparten los beneficios del crecimiento.

Su investigación a veces ha desafiado el consenso del libre mercado del que el FMI mismo ha sido un pilar: destacando los peligros de la desigualdad y los beneficios potenciales de los controles de capital. “Neoliberalismo: ¿Sobrevendido? Fue el titular de un informe de 2016.

Pero si bien la orientación general ha cambiado, las recetas para prestatarios individuales siguen teniendo problemas.

Unas fallidas elecciones primarias para el presidente de Argentina, Mauricio Macri, descarrilaron el mayor programa de préstamos del FMI. La violencia en Ecuador obligó a los funcionarios a huir de la capital y alejarse de las políticas respaldadas por el FMI. Las raras protestas en Egipto, que generalmente mantiene un estricto control sobre la disidencia, han alimentado la especulación de que su gobierno podría hacer lo mismo. Túnez también ha visto manifestaciones en contra de la austeridad.

Hasta cierto punto, el problema está predeterminado. Los países solo recurren al Fondo por dinero en efectivo si sus economías ya están en problemas, por lo que las condiciones para los disturbios ya están allí antes de que la primera delegación del FMI aterrice.

Aún así, el rechazo es inquietante para una institución que trabaja para cambiar su imagen.

Adnan Mazarei, exsubdirector del FMI que ayudó a supervisar la respuesta a la Primavera Árabe de 2011, asegura que el Fondo ha trabajado para mejorar su comprensión del “impacto social de lo que pueden ser reformas inevitables”.

 Lea: Economía colombiana crecerá 3,4 % en 2019, según el FMI

“¿Ha aprendido adecuadamente? No”, dice Mazarei, ahora en el Instituto Peterson de Economía Internacional. Pero asegura que a menudo hay pocas opciones. “Nos llaman cuando alguien necesita ser llevado a la sala de emergencias. Y no puedes decir, en ese momento, ‘haré una cirugía si completas una lista de 12 cosas que nunca harás que te trajeron aquí’”.

Georgieva dijo a los ministros de finanzas y los banqueros centrales esta semana que el FMI ha “intensificado significativamente su compromiso en temas de gasto social”. Los funcionarios del fondo dicen que a menudo solo establecen esquemas y dejan que los prestatarios decidan dónde recortar los presupuestos.

Un problema es que el éxito se mide mediante indicadores como el crecimiento, la inflación o los equilibrios fiscales “con exclusión de casi todo lo demás”, según Ziad Daoud, economista jefe de Medio Oriente en Bloomberg Economics.

Como resultado, “los programas rara vez reciben una aceptación del público en general”, dijo. “El riesgo de reacción popular es considerable”.

Egipto, aclamado como un éxito del FMI, es un buen ejemplo. El préstamo de US$12.000 millones del Fondo ayudó a evitar una escasez de dólares paralizante y atrajo miles de millones a bonos en moneda local. El déficit presupuestario se redujo y la economía ahora está creciendo más rápido que la mayoría de sus pares de Medio Oriente.

Pero el costo ha sido elevado y los beneficios compartidos de manera desigual. Egipto tuvo que devaluar la libra y reducir los subsidios, lo que ha aumentado la pobreza. Los empresarios se quejan en privado de que las empresas respaldadas por el ejército están anulando la competencia, lo que desafía el apoyo del FMI para una recuperación liderada por el sector privado. La inversión extranjera a largo plazo fuera de la industria del petróleo y el gas aún no se ha recuperado.

El FMI ha alentado a los países a que dejen de subsidiar el combustible, a menudo por motivos de distribución. Las personas más ricas tienen más probabilidades de poseer automóviles, por lo que es mejor focalizar el gasto en aquellos que más lo necesitan.

Lea: Directora del FMI dice que no tiene intención de reducir ayuda a Colombia

“La eliminación de los subsidios a la energía cumple los requisitos de sostenibilidad fiscal y apoyo social más equitativo”, asegura Simon Kitchen, jefe de estrategia de EFG-Hermes, un banco de inversión centrado en mercados emergentes y de frontera. “Pero esto lleva un tiempo para funcionar. Y mientras tanto, el impacto puede ser bastante severo”.

En Ecuador, los recortes de este tipo son la base de una confrontación explosiva entre manifestantes y autoridades. Argentina también bajó los subsidios. Pero después de su sorprendente derrota en las elecciones primarias de agosto, que desencadenó un colapso del mercado, Macri restauró algunos.

El Fondo todavía tiene muchos partidarios. Los funcionarios egipcios dicen que están interesados en mantener estrechos lazos. Las monarquías árabes del Golfo que luchan por hacer frente a los precios más bajos del petróleo han seguido el consejo del FMI introduciendo impuestos al valor agregado.

La investigación del FMI se ha inclinado hacia la recomendación de políticas fiscales más flexibles para los países que pueden permitírselo. Arabia Saudita incluso acredita al Fondo por retrasar un plan para equilibrar el presupuesto que habría reducido el crecimiento.

La investigación del Fondo a menudo refleja lo que ya está sucediendo en el mundo, pero es difícil ver que medidas como los controles de capital figuren en las recomendaciones de política, dijo Kitchen de EFG. “La pregunta es si el FMI se convierte en un líder intelectual o simplemente se adapta a las nuevas tendencias de la economía global”.

Y las recientes revueltas contra los gobiernos socios en América del Sur son un golpe en una región donde el FMI ha estado “tratando de volver a comprometerse”, según Mónica de Bolle, directora de estudios latinoamericanos en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins.

“Cuando hablas con personas en Argentina o Ecuador, sí, culpan a los funcionarios de su país por la situación en la que se encuentran”, dice. “Pero también culpan al FMI”.

886850

2019-10-19T11:48:51-05:00

article

2019-10-19T12:33:44-05:00

lucetyc_199

none

Alaa Shahine y Jeff Kearns - Bloomberg

Economía

El FMI quiere cambiar de imagen, pero el resultado es el mismo

62

7121

7183