Embraer enfrenta ‘complicado camino’ para un acuerdo con Boeing

El gobierno de Brasil podría vetar una posible adquisición por parte del gigante aeroespacial norteamericano.

Bloomberg

Los inversionistas de Embraer están celebrando una posible oferta de adquisición de Boeing, pero sólo un accionista importa.

El gobierno de Brasil posee una "acción de oro" que le da poder de veto sobre una venta, y el presidente Michel Temer puede ser reacio a ceder el control del principal contratista de defensa del país a una entidad extranjera. Las acciones de Embraer subieron un 39 % en São Paulo el jueves por las noticias de que el fabricante de aviones estaba en conversaciones para una posible venta a Boeing y el informe de The Wall Street Journal de que un acuerdo tendría una prima sustancial.

"Será bueno si sucede, porque los gringos pagarán bien por Embraer", dijo Marcos Peixoto, director de la unidad de gestión de XP Investimentos. "Pero las posibilidades me parecen reducidas. El segmento de defensa de Embraer es estratégico para el país, no es trivial que un extranjero lo compre".

Las ventas de productos relacionados con la defensa al gobierno brasileño representaron el 9,3 % de los ingresos totales de Embraer el año pasado. El fabricante suministra aviones caza livianos y está previsto que comience a entregar su avión de transporte militar más nuevo, el KC-390, al Ministerio de Defensa el próximo año. También proporciona tecnología y servicios para que el gobierno controle las fronteras del país y opere satélites.

Temer no permitirá que el control de Embraer cambie de mano, y así les habría dicho el presidente al ministro de Defensa, Raúl Jungmann, y al comandante de la Fuerza Aérea, Nivaldo Rossato, el jueves en una reunión, según el periódico Folha de S. Paulo. El gobierno fue tomado por sorpresa por el informe del Journal sobre las conversaciones, según el diario.

"¿Cómo le permites a una empresa de Estados Unidos tener un contratista primario de defensa en Brasil?", dijo George Ferguson, analista sénior de transporte aéreo de Bloomberg Intelligence. "Este es el campeón nacional aeroespacial de Brasil. ¿Se lo dejas a EE.UU.? Sería muy complicado".

Los Ministerios de Defensa y Asuntos Exteriores de Brasil dirigieron solicitudes de comentarios al Ministerio de Hacienda y a la presidencia. A través de un correo electrónico, el palacio presidencial rehusó hacer comentarios.

Si bien el gobierno es el principal inversionista en los programas de desarrollo de defensa de Embraer, la compañía vende aviones de combate y otros productos a muchos países, incluido EE.UU., que compró seis jets Super Tucano en octubre para enviar a Afganistán. (Lea "Colombia, uno de los países en el que más crece la demanda de aviones ejecutivos")

Más allá de su importancia para la defensa de Brasil, Embraer ha sido a menudo presentada por el gobierno como un ejemplo brillante del ingenio y profesionalismo del país. Esa reputación recibió un golpe en los últimos años por los escándalos de corrupción, pero la compañía, creada en 1969 por el gobierno brasileño y privatizada en 1994, sigue siendo una de las marcas globales más reconocibles de Brasil y una fuente de orgullo nacional.

Embraer y Boeing ya son socios con una estrecha relación. Han colaborado en varios proyectos en el Centro de Investigación y Tecnología de Boeing en Brasil, como en una técnica de reciclaje de titanio y software para calcular y reducir el ruido de los aviones. Boeing es también socio comercial y de mantenimiento de Embraer para el avión KC-390.