Publicidad
31 Oct 2020 - 1:48 a. m.

Dirigir en medio de la tempestad, un reto actual

Alejandro Moreno Salamanca, Ph.D.*

Liderazgo en medio de la crisis
Liderazgo en medio de la crisis
Foto: Rudall30- Freepik

La actual coyuntura generada por el COVID-19 y sus consecuencias nos debe invitar a la reflexión. Es necesario que los directivos asumamos un papel más activo dentro de la sociedad y nos planteemos ser agentes de cambio. Para alcanzar un verdadero liderazgo positivo se debe partir de una visión humanista de la empresa y alinear el propósito de la organización con la dignidad de las personas y con el bien común social. Así como en altamar, el capitán debe tener claro el rumbo del velero, es necesario que quienes dirigen las organizaciones, a pesar de las tormentas y las crisis, no pierdan de vista su norte.

En este sentido, las crisis se pueden ver como un punto de inflexión, un cambio, a partir del cual se debe decidir de una manera transformadora y que genere impacto. No se debe temer a la crisis, sino que se debe responder con confianza basándose en las capacidades de la comunidad de personas que conforma la empresa, y en el norte, en el propósito que se ha trazado, y así entender que estos momentos difíciles se convierten en una dinámica normal de la realidad como humanos, que equilibra la vida y nos mueve a reinventarnos. Los retos superados nos llenan de satisfacción.

Tanto en el velero como en las organizaciones, el éxito o el fracaso en la travesía depende de las decisiones de quien está al mando. La tormenta y las posibles crisis consecuentes con frecuencia no se pueden evitar. No obstante, es clave adaptarse a las circunstancias, ajustar las velas, y encaminar a toda la tripulación, para llegar a puerto. Así lo están aplicando muchas organizaciones en la actualidad y, con seguridad, quedará la experiencia para futuros momentos de dificultad. La tarea directiva es una vocación que llama e invita a resolver problemas para el bien de los stakeholders, que invita siempre al directivo a la gestión desde la milla extra.

Tener claro el norte y saber hacia qué dirección navegar en medio de la dificultad es clave para superar la adversidad. Asimismo, es esencial un sentido misional que haga que todos los tripulantes a bordo se mantengan en el mismo velero, anclados en los valores organizacionales y en el propósito de la empresa. Por eso generar culturas empresariales que tengan como base la persona humana y un propósito genuino hacia el bien de la sociedad son hoy en día los cimientos que aseguran a la organización y en el mar, al velero.

‘Dirección empresarial ¿cómo navegar en tiempos de crisis?’, una iniciativa editorial que nace en pleno momento del COVID-19, y se da a conocer en el aniversario 35 de INALDE Business School, convierte la metáfora del velero en un reflejo de la realidad actual y de cualquier crisis. Las actuales circunstancias han dejado en evidencia la vulnerabilidad de las personas, sin ninguna distinción. Es por este motivo que, desde el ámbito de la formación directiva, el objetivo es dar una luz a la dirección empresarial desde una visión humanista que rescata el mayor aprendizaje que nos ha dejado esta crisis: el centro de la empresa es la persona, a la cual se está llamado a cuidar desde la realidad de cada organización.

La valiosa metáfora del velero nos invita a explorar una visión global de la empresa y de su realidad en medio de una crisis. En palabras del prologuista, Manuel J. Dávila, la crisis siempre pasa y es durante la crisis cuando el empresario, el directivo, y el emprendedor sacan la casta empresarial. Por tanto, es importante contar con todos los elementos clave para navegar en aguas turbias.

Estoy seguro de que un país como Colombia, que tanto ha mejorado en las últimas décadas puede, a pesar de la crisis, seguir creciendo y cerrando brechas de equidad, solo si directivos y empresarios mantenemos la centralidad de la persona en la empresa y en la vida social.

*Director General INALDE Business School

Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

InaldeLiderazgo