En veremos obras finales del túnel de La Línea

Por falta de oferentes, el Invías declaró desierta la licitación para concluir el 12% de las obras. El 22 de mayo se abrirá un nuevo proceso y, si todo resulta como está previsto, el próximo 4 de julio se adjudicará el proyecto.

Un nuevo revés sufrió el Instituto Nacional de Vías (Invías) en su proceso para concluir las obras del túnel de La Línea, un proyecto adjudicado en 2008 y que debía estar listo en 2015. Según reveló el organismo, por falta de propuestas para terminar el 12% de los trabajos, fue declarada desierta la licitación para ultimar las obras.

De acuerdo con el director de Invías, Carlos Alberto García, por cuenta de este contratiempo será necesario abrir una nueva licitación para dar con un contratista que se le mida a terminar el 12% de los trabajos que permitirán finalizar las obras, así como la segunda calzada Calarcá-Cajamarca. Para ello, está en juego un presupuesto que asciende a $226.742 millones.

“Ya estábamos en el proceso de cierre del túnel de La Línea, pero desafortunadamente no hubo propuestas: ninguna firma nacional ni extranjera presentó propuestas lo que nos llevó a la declaración de cierre. Ahora adelantaremos reuniones con todas las firmas que manifestaron interés para entender las razones que los llevaron a abstenerse y hacer los debidos ajustes al pliego para sacar una nueva licitación”, declaró el funcionario.

El cronograma previsto por Invías indica que este viernes 12 de mayo se publicarán los prepliegos de la iniciativa y el próximo 22 de mayo se abrirá la licitación. El 6 de junio será la fecha límite para recibir ofertas y hasta el 4 de julio se adjudicarán las obras.

Tal como está ideado, el túnel de La Línea atravesará la Cordillera Central a la altura de los municipios de Calarcá (Quindío) y Cajamarca (Tolima), conectando los centros de producción con los puertos y dinamizando el desarrollo económico y la competitividad del país.

El proyecto, que el país espera desde hace 80 años, permitirá reducir el tiempo de recorrido en 80 minutos para los vehículos livianos y en 40 para los de carga. El túnel tendrá una longitud de 8,6 kilómetros, lo que lo convierte en el más largo de Latinoamérica.

El Gobierno ha señalado que el túnel es la obra de ingeniería más ambiciosa jamás emprendida en Colombia pues busca atravesar un gran trayecto de la cordillera Central entre dos departamentos. La apuesta es por conectar el centro del país con el puerto de Buenaventura y así garantizar menores costos tanto para las importaciones como para las exportaciones, lo que beneficiará la economía nacional.