Entrevista con Juan Sebastián Rozo
contenido-exclusivo

“Estas apps no son viables con vinculación laboral”

Rappi define su modelo como un generador de ingresos para personas que trabajan como independientes. Su director de asuntos públicos cuenta que, entre otras cosas, buscan fortalecer la cobertura de riesgos.

Juan Sebastián Rozo, director de asuntos públicos de Rappi. / Óscar Güesguán

Juan Sebastián Rozo, exministro TIC, hoy se desempeña como director de asuntos públicos de Rappi. En entrevista con este diario dio algunas luces sobre los caminos que la empresa ve viables para la seguridad social de los repartidores, en el marco de la reforma laboral que se está preparando. Eso sí, advirtió que no es posible una vinculación empleador-empleado, debido a que los rappitenderos pueden conectarse y desconectarse cuando quieran. Es un argumento similar al dado por otras plataformas, como Uber, que sostiene no ser una empresa de transporte, sino un mediador entre la oferta y la demanda, sin que haya un horario u otras obligaciones que cumplir.

Una encuesta hecha por la Universidad del Rosario dio que el 57 % de los repartidores de esta aplicación son venezolanos. Frente a las acusaciones de que Rappi “se aprovecha” de la situación de vulnerabilidad de esta población, Rozo dijo que “no hay discriminación de ninguna naturaleza, se paga lo mismo en las mismas condiciones. Los extranjeros deben certificar y aportar su cédula de extranjería y su permiso de trabajo”. Cree, además, que la plataforma es “parte de una solución al problema migratorio”, debido a que “un grupo de esa población (migrante desde Venezuela) ha encontrado (en Rappi) una salida a una situación muy compleja, para generar productividad y sostenibilidad”.

¿En qué consistirá el nuevo esquema de protección para rappitenderos que están preparando?

No puedo contarlo hasta que esté firmado y en operación, pero desde 2016 la compañía contrató seguros sombrilla, con aseguradoras, en este caso Sura. Como no hay vinculación laboral, debería ser una ARL lo que pudiera cubrir los riesgos, como independientes. Se utilizó este tipo de esquema con la ARL, con Sura, pero había unos vacíos normativos que no nos permitían tener la seguridad jurídica para seguir así. Por eso estamos haciendo una migración a un proceso en el que vamos a tener un mismo seguro sombrilla, pero ya no en calidad de ARL sino de seguro de protección personal, un seguro privado contra lesiones y daños por accidentes. También estamos viendo cómo reforzar el seguro actual de daños a terceros.

Otras plataformas, como Domicilios.com, anunciaron pago de seguridad social a los repartidores. ¿Ustedes piensan hacerlo?

No, porque no son (nuestros) empleados y no tenemos ni siquiera cómo hacer el pago. Por ejemplo, en vacaciones de diciembre viene alguien (a trabajar con Rappi), está un mes y se conecta solo dos veces y no vuelve. Hay personas que lo hacen (trabajan) de forma recurrente, pero otras lo pueden hacer solo unos días o meses. El sistema de seguridad social no me permite hacer aportes para los independientes, ellos son los encargados de hacer sus aportes. Otro de los grandes debates es que nadie que gane menos de un salario mínimo puede aportar por parte de una compañía, porque esa es la base fundamental. Ahí hay una falencia. En este momento hay procesos legislativos (una reforma laboral en preparación) que plantean un sinnúmero de soluciones. Estamos sentados con las autoridades: con el Congreso, en la Comisión de Innovación y Emprendimiento, y con el Ministerio de Trabajo, buscando soluciones. Lo que decimos es que es muy importante que se tenga en cuenta que Rappi es un modelo y que hay otros dentro de la economía colaborativa. No vemos que sean viables estas aplicaciones con vinculación laboral, porque (los repartidores) pueden conectarse, regresar o no, o conseguir otro trabajo. Hemos dado algunas aproximaciones de cómo podría ser más eficiente: por ejemplo, hacer aportes a través del sistema de seguridad social, pero con base en los ingresos.

Es decir, en el marco de esas discusiones de reforma laboral, ¿ven viable algún camino distinto?

Sí, revisar el tema de los aportes. Hay una legislación actual para independientes: no son las empresas quienes deben cotizar, y el Gobierno quiere ampliar su base de cotización. Podemos ser una alternativa para colaborar en esa tarea, tenemos la información de cuántos ingresos generan esas personas, podemos trabajar con la UGPP (Unidad de Gestión de Pensiones y Parafiscales) para que pueda hacer mejor su tarea. La entidad encargada de aumentar la base de cotización es la UGPP. Con la información que tenemos podemos lograr eficiencias para esa entidad y el sistema, tener mejores indicadores y aumentar esas cotizaciones, pero no hay una relación laboral, no tenemos cómo hacer los aportes.

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) los sancionó y les ordenó hacer cambios, como dar las vueltas en dinero y no en créditos. ¿Qué medidas han tomado para cumplir?

Hay dos procesos en la SIC derivados de la protección al consumidor. Lo primero es una orden administrativa en donde se dieron siete instrucciones a la compañía, en torno al cumplimento del estatuto al consumidor. En esa orden, se dice que Rappi no es un portal de contacto sino de comercio electrónico. Estamos confiados en nuestro modelo: lo que hacemos es poner a disposición de los usuarios una oferta de servicios y productos de unos proveedores, no nuestros. Confiamos en que somos un portal de contacto. Es nuestra naturaleza cumplir la ley y a las autoridades, así que cumpliremos con las órdenes administrativas de manera puntual. Eso no significa que no estemos ejerciendo nuestro derecho a la defensa, con nuestra argumentación dentro del proceso para demostrar que somos un portal de contacto. Paralelamente está el segundo proceso, que es una investigación administrativa, también por derecho al consumidor, en donde se levanta un pliego de cargos y tendremos desde nuestro ejercicio del derecho a la defensa la oportunidad de desvirtuar esos cargos.

¿Qué cambios han hecho?

Estamos en ello. Tenemos un tiempo para cumplir con las siete órdenes, plazo que se vence cerca del 10 de octubre. Desde que llegaron empezamos a implementar las medidas de manera interna para ponerlas a disposición de la SIC y mostrarles cómo estamos cumpliendo.

¿Qué tan importante es el negocio de datos para Rappi?

No vendemos datos de las personas ni de usuarios, pero sí hacemos análisis de los comportamientos de oferta y demanda. Eso es relevante para las marcas. Si en octubre se está comprando mucho el disfraz x, puedo decirles a las marcas cuánto se vendió, estos fueron los temas… Damos insights de información, pero no información de usuarios, porque hay normatividad de datos personales que tenemos que cuidar.

¿De qué otros asuntos regulatorios están pendientes o les preocupan?

En tema de espacio público; vienen cambios de alcaldías y habrá que ver qué posiciones se toman desde la política pública en ese sentido. El espacio público ya está normado y tenemos que afrontar estos retos con un poco de autorregulación. Es importante dar el paso antes. Por eso nuestros proyectos vienen, aunque no haya regulación: en el tema de seguros hoy no hay ninguna ley que nos implique poner un seguro de daños o ARL a ninguna persona que no esté vinculada laboralmente, pero estamos convencidos de que hay que hacerlo antes de que nos pongan la condición... Sabemos qué tenemos que hacer para garantizar mejores circunstancias. Llevamos a cabo grupos focales semanalmente para tener su retroalimentación en distintos frentes.

885019

2019-10-08T21:53:31-05:00

article

2019-10-08T21:53:31-05:00

[email protected]

none

El Espectador

Economía

“Estas apps no son viables con vinculación laboral”

56

7545

7601

1