“Extorsión y fotos vergonzosas no me distraerán”: Jeff Bezos

El fundador de Amazon acusó al medio The National Enquirer de intentar chantajearlo con la publicación de tensos diálogos con la revista que incluían detalles de su relación con la antigua presentadora de televisión Lauren Sánchez.

Jeff Bezos, fundador de Amazon. Bloomberg.

Quizás hubiese sido más fácil que Jeff Bezos se adelantara al medio The National Enquirer al exponer detalles personales vergonzosos. Ahora, el hombre más rico del mundo necesita convencer a los inversionistas de que entrar en conflicto con una poderosa organización de medios estadounidense no terminará lastimando a Amazon.

Bezos, el mayor accionista de Amazon, sorprendió a la industria el jueves por la noche cuando acusó al Enquirer de intentar chantajearlo con la publicación de tensos diálogos con la revista que incluían detalles de su relación con la antigua presentadora de televisión Lauren Sánchez. La saga ahora amenaza con crecer como una bola de nieve, ejerciendo aún más presión sobre un multimillonario que ya posee al minorista en línea más grande, una compañía de exploración espacial y una importante cadena de noticias nacional.

La revelación de Bezos intensifica una guerra de palabras con un confidente del presidente de EE.UU., Donald Trump, que ha sido crítico con Amazon y su fundador. Cuando el Enquirer, propiedad de American Media, expuso su relación con Sánchez, Bezos contrató al investigador Gavin de Becker para averiguar si la noticia tenía motivaciones políticas. Además de promover esa sugerencia, y cómo está posiblemente vinculada al asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, Bezos hizo esfuerzos en la publicación del jueves para cimentar otra narrativa: está enfocado en otras cosas.

"Le pedí (a De Becker) que priorizara la protección de mi tiempo, ya que tengo otras cosas en las que prefiero trabajar y proceder con el presupuesto que necesite para investigar los hechos", escribió Bezos en la publicación.

La primera oleada de controversia llegó el 9 de enero, cuando Bezos publicó una declaración en Twitter, firmada por él y su esposa por 25 años, MacKenzie, anunciando sus planes de divorcio. Horas más tarde, se publicó en la primera noticia de Enquirer sobre su relación extra matrimonial con Sánchez. Bezos dijo el jueves que la revista luego amenazó con dar a conocer más detalles, incluyendo selfies con desnudos parciales, si no aceptaba detener su investigación en curso sobre los motivos de la publicación.

Bezos acusó al Enquirer y su editor, David Pecker, aliado de Trump, de extorsión en un intento por acabar con esa investigación. Enlodando aún más la situación, Bezos es dueño del Washington Post, que ha escrito historias críticas sobre Trump. Khashoggi era columnista de ese medio.

Por ahora, los inversionistas rechazan las noticias sobre su vida personal, ya que carecen de importancia para el valor de la compañía, que registró ingresos el año pasado de US$233.000 millones.

"Bezos es tan extraordinario, y Amazon es tan extraordinario, que puede derribar a un matón", señaló Davia Temin, fundador de Temin and Co, consultora de manejo de crisis con sede en Nueva York. "Él tiene el coraje y la posición como el hombre más rico de Estados Unidos, y creo que su coraje para enfrentar la extorsión va a superar los detalles detrás de la extorsión", indicó.

 

últimas noticias