Los desafíos de los nuevos líderes

Felipe Jaramillo, el vendedor de la buena imagen de Colombia

Tiene 36 años y dice que el país es sinónimo de oportunidad y resiliencia.

Felipe Jaramillo, presidente de Procolombia. / Cristian Garavito

¿Quién es Felipe Jaramillo?

Soy colombiano, de 36 años, enamorado de mi país, con experiencia gerencial en varias compañías y presidente de ProColombia, honor que tengo desde junio de 2016.

¿Qué es Procolombia?

En una frase, es el mejor aliado de los empresarios. Tenemos como tarea acercar la demanda internacional a la oferta colombiana, acompañar los procesos de exportación y de inversión, atraer nuevos proyectos que les cambien la cara al país y a más turistas con alta capacidad de gasto. Todo para aportarle al desarrollo del país con mejores empleos y transferencia de tecnología y conocimiento. 

¿Cómo lidera el cambio de imagen de Colombia? ¿Qué está haciendo para que, a pesar de lo logrado, no nos sigan viendo como productores de droga y de series de TV basadas en narcotráfico?

A pesar de que todavía existe una percepción internacional que nos relaciona con el pasado difícil que vivió el país, me llena de satisfacción que en el contacto permanente que tengo con empresarios ya existe un conocimiento de la nueva realidad que se vive en nuestro país.

El estigma del narcotráfico no tiene por qué ser una cruz que carguemos eternamente. Son muchas las caras amables del país que ya se están conociendo, y varios los buenos embajadores que llevan en alto el buen nombre de Colombia, entre ellos los empresarios que exportan productos de valor agregado y calidad a todos los rincones del mundo. Contar que eso está pasando y mostrar lo mejor de Colombia es precisamente una de las tareas que tenemos como entidad de promoción. 

Un ejemplo es la reciente campaña de turismo “Colombia, tierra de la sabrosura”. El eje es la música como vehículo de promoción internacional y como elemento diferenciador a escala mundial. Colombia es una potencia en términos musicales con más de mil ritmos diferentes. Además, la música es el contenido más demandado.

¿Es cierto que Colombia dejará la petroleodependencia y podrá poner a las exportaciones no mineras por encima de las tradicionales?

El petróleo y otros commodities han sido y seguirán siendo importantes para la economía colombiana, pero nuestro objetivo sí es reducir esa dependencia. Colombia tiene un potencial enorme con una gran variedad de productos que tienen oportunidades en las exportaciones y en varios mercados, que se pagan mejor en el exterior. Cuenta además con el talento humano necesario para liderar cualquier industria. Hay retos por superar en competitividad, pero vamos por buen camino. 

Cuando le preguntan en sus misiones internacionales, ¿por qué Colombia?, ¿qué es lo primero que responde?

Que tenemos estabilidad macroeconómica, que Colombia es un país en constante transformación y con una gran proyección de crecimiento, que ofrece oportunidades en diferentes frentes como aliado estratégico en la región, con un mercado interno atractivo, pero con una posición privilegiada para exportar, con destinos diferentes para el turismo y con el mayor diferencial, que es la calidez de los colombianos. 

El país ya no es sinónimo de peligro TTpara viajeros, compradores e inversionistas, y son más las noticias positivas que negativas. Vivimos el mejor momento en años, estamos de moda, y así lo evidencian las diferentes publicaciones internacionales que la recomiendan como destino de negocios y turismo.

También fue emprendedor, inventó NeuroFocus. ¿Qué era? ¿Qué tenía que ver con esto de la neurociencia del consumidor, de lo que tanto se habla ahora?

NeuroFocus es una de las compañías líderes en el mundo en el tema de neuromarketing y tuve la fortuna de abrir la primera operación en Latinoamérica. Es una metodología de uso recurrente en las grandes compañías de consumo que utiliza técnicas de medición neurocientíficas para entender a los consumidores.

¿Y por qué la vendió?¿No quería ser más su propio jefe?

El hecho de que la empresa líder en temas de mercadeo se haya fijado en nuestra compañía fue muestra del éxito que tuvo. Por eso pasé a liderar varios negocios en Nielsen. Ahora desde lo público entiendo muchas cosas de los empresarios gracias a esa experiencia de emprender, porque, así como ellos, tuve que “maletear” buscando clientes. 

Comandó equipos en el sector privado y ahora lo hace en el sector público. ¿Cómo se está forjando ese nuevo liderazgo que ya está cansado de los dinosaurios de siempre y tiene la tarea de ejecutar nuevas propuestas?

Existe una visión equivocada de lo que significa el servicio público, especialmente entre los más jóvenes. Se percibe como una opción poco o nada atractiva cuando es todo lo contrario. Servirle al país es un privilegio.

Hay que traer las buenas prácticas del sector privado. Lo hicimos en ProColombia, reforzando por ejemplo el área de Recursos Humanos, estudiando a fondo la estructura de la organización y conociendo a las personas que la conforman, su formación, sus expectativas, sus preferencias.

Seguimos una forma de gerenciar que llamamos ‘gentle management’, que es un diálogo permanente y respetuoso con todo el equipo. Es un liderazgo centrado en las personas.

Se están viendo los resultados: somos unas de las mejores empresas para trabajar según el ranking de Great Place to Work, y mejoramos en todos los frentes de trabajo en 2017. En inversión la gestión de ProColombia aumentó 16% la llegada de nuevos proyectos y en exportaciones el crecimiento de negocios acompañados por nosotros fue de 37%.

Sin la oscura estela de la guerrilla de las Farc ahí, en el campo, ¿Colombia será una potencia mundial en turismo sostenible?

Sin duda. Lo que está pasando con el turismo no tiene precedentes en la historia del país. El fin de un conflicto que duró más de medio siglo puso a Colombia en los ojos del mundo, y más que eso, descubrió nuevos territorios y le dio un nuevo impulso a esa industria que ya es la segunda generadora de divisas, sólo superada por el petróleo. Es un motor de desarrollo muy importante y será un instrumento de paz ideal para las regiones.

¿A qué sabe Colombia? ¿A qué suena Colombia? ¿Y a qué juega Colombia?

Colombia es sinónimo de oportunidad y resiliencia. Hoy el mundo quiere conocernos, quiere hacer negocios y turismo, porque sabemos y sonamos diferente, porque somos el país de la sabrosura. 

¿Cómo es la tierra de la sabrosura?

Llena de riqueza. Más allá de su belleza natural y la riqueza de su cultura, es la calidad y la calidez humana de la gente lo que enamora a los extranjeros. El turismo es antes que nada una experiencia humana y Colombia tiene esa gran fortaleza de ser un pueblo hospitalario, amable, alegre, que pone el corazón en las cosas que hace y que expresa sus emociones.

*Si quiere conocer más sobre emprendimiento y liderazgo sostenible, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook:

 

749326

2018-04-10T18:50:29-05:00

article

2018-04-11T11:32:59-05:00

ingrith.gomezm1_1067

none

Edwin Bohórquez Aya /@EdwinBohorquezA

Economía

Felipe Jaramillo, el vendedor de la buena imagen de Colombia

60

7923

7983