Germán Cardona es el nuevo ministro de Vivienda (encargado)

El funcionario, quien es el actual ministro de Transporte, asumirá esta cartera después de la renuncia de Jaime Pumarejo, quien dejó su posición en medio del divorcio de Cambio Radical con el gobierno Santos.

Germán Cardona, ministro de Transporte y de Vivienda (encargado).El Espectador

Germán Cardona, ministro de Transporte, es ahora, también, el ministro de Vivienda encargado.

La noticia fue anunciada este jueves luego de que el presidente Santos firmara el decreto que oficializa este cambio en el gabinete.

Cardona se posesionó en el Ministerio de Transporte (la segunda vez que ocupa el cargo) en agosto de este año, al tiempo que Jaime Pumarejo lo hizo en el de Vivienda. 

La renuncia de Pumarejo se hizo pública este miércoles como parte de la salida de Cambio Radical del gobierno Santos debido a las “discrepancias” de esta colectividad con los acuerdos de paz con las Farc. “…Cambio Radical se retira del gabinete ministerial y de la coalición de Gobierno. (La decisión) no tiene explicación diferente a que, claramente, la política más importante del Gobierno ha sido la de consolidar el proceso de paz y ha habido un distanciamiento frente a ese objetivo”, dijo Alfonso Prada, secretario general de la presidencia.

Cardona se mantendrá como ministro de Vivienda hasta que el presidente designe un nuevo titular de esta cartera, que dicta las normas de juego para un sector que emplea a por lo menos tres millones de personas en todo el país.

Para finales de este año, una de las metas de este ministerio es culminar la construcción de 1,7 millones de unidades de vivienda.

De acuerdo con Mauricio Hernández, analista de vivienda de BBVA Research, otro de los retos del Minvivienda es descentralizar la construcción porque "a diferencia de lugares como Perú o Chile, en Colombia la vivienda no se concentra sólo en las grandes ciudades, por eso es vital garantizarle el acceso a ella para las personas que regresan a sus lugares de origen o a sitios apartados con el fin del conflicto.

Entre otras tareas, el ministerio también trabaja en la reglamentación del impuesto a la plusvalía, uno de los mecanismos de financiamiento del sector. La idea es unificar las interpretaciones que hay sobre esta norma, pues esa disparidad de conceptos entre los municipios termina por crear vacíos legales. Uno de los beneficios colaterales de esta acción podría ser acelerar la expedición de planes parciales, así como aumentar el recaudo de los entes territoriales.