IVA podría llegar al 25% por la inestabilidad jurídica en la industria petrolera, afirma Acipet.

El presidente de esta asociación asegura que si Colombia pierde su autosuficiencia petrolera comenzaría a desembolsar $30 billones al año por la importación del crudo.

Pixabay

La extracción de petróleo en Colombia se ha convertido en un tema controversial. Por un lado, están los defensores de la industria que argumentan el aporte económico que genera esta actividad al país, y de otro, aquellos que denuncian su impacto negativo a los recursos naturales y el medio ambiente.

Para el presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos (Acipet), Julio César Vera, actualmente se cursan en el país por lo menos 20 consultas populares que tienen como objetivo, según el alto directivo, “frenar la actividad petrolera en diversas zonas de Colombia”.

Vera asegura que estas acciones populares traen como consecuencia una inestabilidad jurídica que amenaza el desarrollo de esa industria en Colombia al afectar la extracción de 84.000 barriles diarios de crudo.

“Si a lo anterior se suma la no implementación de modernas técnicas de producción, como el fracking, el país empezaría a desembolsar en el corto plazo, un promedio de 30 billones de pesos al año en importación de crudo, e incluso considerar un nuevo aumento del IVA que podría llegar al 25%”, señaló el presidente de Acipet.

Esta afectación económica, concluye Vera, se explica porque Colombia tendría que destinar en ese escenario no menos de US$8.000 millones por año para cubrir las necesidades de la importación de hidrocarburos asociados a pérdidas de autosuficiencia petrolera.

No obstante, hay quienes aseguran que para la toma de decisiones en el país no solo se debe pensar con el bolsillo.

“Hay muchos que todavía están pensando con el bolsillo y no en el bienestar de nuestros hijos a futuro”, dijo Tulio Humberto Cáceres, vocero del comité promotor de la consulta popular en San Martín, César, que va en contra de la minería y el fraking en su territorio.

Cáceres asegura que la comunidad que representa no está en contra de la extracción convencional del petróleo, sino en la práctica del fraking, argumentando que las fracturas producidas por esta técnica generan una contaminación en las aguas subterráneas de su territorio, vulnerando de esta manera el bienestar de la población que depende del líquido preciado.  

Con la intención de brindar un panorama sobre el norte jurídico y político que tendría el país para mediar esta situación a futuro, parte del XVII Congreso Colombiano de Petróleo y Gas 2017, estará destinado a ello, ya que en los foros programados se contará con la participación de candidatos a la presidencia 2018, de grandes figuras de la industria en América Latina y el ministro de ambiente, Gilberto Murillo, entre otros.

 

últimas noticias