Kellogg deja Venezuela debido a la crisis económica

El deficiente acceso a materias primas y los escasos dólares para importar son algunos de los factores que justificaron la decisión.

Bloomberg.

Kellogg informó el martes que descontinuará sus operaciones en Venezuela de inmediato, culpando al "deterioro económico y social" del país, dijo la compañía en un comunicado enviado por correo electrónico.

El gigante de la alimentación es la última compañía internacional en cerrar total o parcialmente sus operaciones en ese país, siguiendo a otros como Kimberly Clark y Colgate-Palmolive.

El deficiente acceso a materias primas y los escasos dólares para importar bienes debido a los controles cambiarios perjudicaron la capacidad de Kellogg para operar su filial venezolana, dijo la compañía en febrero.

Los productos de Kellogg, desde Zucaritas (copos de maíz azucarados) y barras de Nutri-Grain, se encontraban comúnmente en las mesas de desayuno y despensas de los venezolanos. Pero la escasez de alimentos y la inflación desenfrenada han puesto incluso el cereal más allá del poder adquisitivo de la mayoría de las familias en el país.

La compañía con sede en Battle Creek, Michigan, ya había cambiado la forma en que contaba los resultados de esa operación a fines de 2016.

Todas sus obligaciones contractuales se han resuelto con los empleados, proveedores y clientes, dijo la compañía, mientras que el acuerdo de licencia para el uso de sus marcas y personajes en Venezuela ha sido terminado.