“Las compras son legales y no constituyen acumulación”: Álvaro Uribe

Luego de que la Contraloría lo señalara por acumulación de tierra, el senador aseguró que los predios en entredicho el Estado los adjudicó "antes de la ley 160 de 1994", y que la restricción sobre acumulación no aplica a las adjudicaciones anteriores a esa norma.

En la mañana de este martes, la Contraloría General de la Nación le pidió a la Agencia Nacional de Tierras que adelante acciones judiciales para anular la venta de predios de origen baldío que, con maniobras jurídicas, se lograron englobar en dimensiones mucho más amplias que las que plantean las leyes a través de las Unidades Agrícolas Familiares (UAF). Entre los particulares, empresarios y políticos mencionados está el senador Álvaro Uribe por su hacienda “El Uberrimo”, sobre la que el ente de control está pidiendo la anulación. (Lea aquí: El poder detrás de la acumulación de predios)

Tras conocerse la denuncia de la Contraloría, Uribe se pronunció esta tarde desde el Congreso. “En mi grupo familiar tenemos una explotación agropecuaria de aproximadamente 1.500 hectáreas. El contralor y grupos políticos me acusan de acumulación ilegal de 103 hectáreas que no conforman un predio físico. Están en 9 adquisiciones. Todas fueron baldíos adjudicados por el Estado antes de 1994 a particulares ajenos a mi familia o a mi persona”, alegó el congresista.

Uribe continuó su defensa diciendo que las compras son legales y que no constituyen acumulación ilegal por cuanto el “Estado adjudicó estos predios antes de la ley 160 de 1994…la restricción sobre acumulación no aplica a las adjudicaciones anteriores a dicha ley. Estos predios no tenían advertencias en los folios de matrícula inmobiliaria, por lo cual notarios y registradores protocolizaron las escrituras y efectuaron los registros”, concluyó el senador.

La Contraloría alertó este tipo de irregularidades en 33 casos referentes a 322 predios ubicados en Córdoba, Meta, Caquetá, Vichada y Antioquia.  Estos equivalen a 123.482.89 hectárea.

“Un predio fue comprado a una sucesión. Cuatro predios fueron comprados a quienes habían sido adjudicatarios de baldíos. Tres predios fueron comprados a dueños que habían adquirido de adjudicatarios de baldíos o de adquirentes posteriores. Un predio de 1 hectárea más 2.792 metros cuadrados fue adquirido por única escritura. Acudiré a todas las instancias judiciales y administrativas. Si se consolida este abuso y tengo que perder este pedazo de tierra, o pagar por una cabida equivalente, lo haré, pero de manera ninguna renunciaré a mi vocación de empresario honorable del campo, con sentido social, y por motivo alguno dejaré de oponerme al proceso CastroChavista que avanza en Colombia, como lo muestran estas temerarias acusaciones”, alegó Uribe.