Las tres llaves de la CAF para cerrar la puerta de la desigualdad en América Latina

Para la entidad bancaria es importante mitigar la desigualdad en las ciudades para potenciar el desarrollo en la región, ya que estas concentran el 80% de la población y el 65% del PIB.

Pixabay

“Las ciudades son el motor de desarrollo de América Latina”, aseguró el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), que durante la conferencia CAF: Ciudades con Futuro, explicó la importancia de luchar contra la desigualdad en las zonas urbanas para fortalecer el desarrollo económico de la región.

Para cumplir lo anterior, la entidad bancaria asegura que existen tres elementos que se deben potenciar en las ciudades: la inclusión, producción y resiliencia.

Para el presidente ejecutivo de la CAF, Luis Carranza, Latinoamérica ha registrado un crecimiento económico en las últimas décadas gracias a la estabilidad macroeconómica y las políticas eficientes contra la desigualdad, lo que representó una reducción de la pobreza. “Ahora el reto es promover la productividad”, enfatizó el directivo en medio del evento.

Según lo dicho por Carranza, la batalla contra la desigualdad se libra en las ciudades, ya que estas concentran el 80% de la población y el 65% del PIB. Para ello se requiere que la productividad aporte en el desarrollo de las mejoras sociales, razón por la que reafirmó su interés de trabajar de la mano con los alcaldes para buscar ciudades más productivas, inclusivas y resilientes.

En una publicación ofrecida por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), se reveló el coeficiente Gini para la región en 2015, que midió los niveles de desigualdad.

En un rango en el que 0 representa ausencia de desigualdad y 1 el máximo de este factor, se calculó que el promedio que tiene Latinoamérica es de 0.469, un indicador que no tuvo mucha variación con relación al año 2014.

Colombia para el año 2015 fue el tercer más desigual de la región con un índice de 0,511, por lo que es uno de los principales interesados en mitigar esta problemática en la región.

“La capacidad de las ciudades de mejorar el bienestar de sus habitantes depende en forma crucial de la política pública y de la manera como ésta logre aprovechar los beneficios económicos de la urbanización, disminuyendo sus costos sociales”, reveló la CAF, al agregar que, por ejemplo, en territorios que se han visto afectados por desastres naturales es importante generar estrategias que le permitan a su economía ser más resiliente, es decir, recuperarse después de una afectación.

El evento que tuvo como principal interés este debate, convocó la presencia de 2 vicepresidentas de la república, 32 alcaldes y 8 ministros.

Dentro de los aportes que realizaron los asistentes de la conferencia, figuró la del alcalde metropolitano de Lima, Luis Castañeda, quien enfatizó sobre la importancia de la eficiencia del gasto público y el direccionamiento de estas para cumplir con las metas que permitan reducir los niveles de desigualdad.

“Cada una de las ciudades tiene sus particularidades, pero todos debemos tener como objetivo, en el centro de la agenda, al ser humano”, dijo Castañeda.