Lecciones de Davos sobre economía, el clima y Trump

La expansión económica mundial está en una base firme por ahora, pero sigue en riesgo por las tensiones comerciales, y el futuro a largo plazo se ve amenazado por los desafíos ambientales.

Imagen de la manifestación durante la clausura del Foro Económico Mundial (FEM) en Davos 2020. Bloomberg

Ese fue el resultado de una semana de discusiones entre formuladores de política, inversionistas y ejecutivos corporativos en la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza.

¿Las estrellas? El presidente Donald Trump y la activista climática de 17 años Greta Thunberg, cuyos puntos de vista permanecieron enfrentados durante la semana.

Estas son las conclusiones a medida que la élite global abandona los Alpes:

Punto de ebullición

Bien podría haber sido llamado el Foro Mundial del Clima, en vista de la manera en que la conversación giraba en torno al aumento de las temperaturas, la reducción de emisiones y el uso de plástico.

“Los temas en Davos han girado abrumadoramente en torno a la sostenibilidad, hasta el punto en que probablemente desplazó algunas otras discusiones importantes”, dijo a Bloomberg Television Bill Winters, director ejecutivo de Standard Chartered.

Lea también: Los números detrás del Foro Económico Mundial

¿Puede la conversación convertirse en acción? Thunberg se mostró escéptica, llamó a una “huelga climática” para el viernes y lamentó que sus “demandas hayan sido completamente ignoradas”.

La canciller alemana Angela Merkel dijo que luchar contra el calentamiento global era una “cuestión de supervivencia”, mientras que Trump pidió no hacer caso a los “profetas de la fatalidad”.

Las mayores compañías petroleras discutieron objetivos de carbono más ambiciosos en una reunión a puerta cerrada.

Bajo presión para evitar financiar la energía sucia, los banqueros están esbozando políticas de sostenibilidad. Sin embargo, el director ejecutivo de Citigroup, Michael Corbat, dijo que los bancos no “quieren ser el extremo afilado de la lanza” y que los clientes deberían hacer más.

La falta de normas internacionales sobre lo que hace que las empresas sean ambientalmente responsables también sigue siendo una preocupación, y los gobiernos están divididos sobre el atractivo de un impuesto al carbono.

Un nuevo riesgo: la propagación del coronavirus. El director ejecutivo de Axa, Thomas Buberl, dijo que aparecerán más virus, en parte porque la temperatura está subiendo en todas partes.

El show de Trump

Cuatro años después de que muchos delegados dudaran abiertamente que pudiera ganar la presidencia, la multitud de Davos se ha enamorado de Trump.

El consenso fue que asegurará la reelección en noviembre y, por lo tanto, preservará la combinación de políticas regulatorias suaves y de bajos impuestos que les gusta.

Lea: Foro de Davos abre en medio de incertidumbre y grandes ausencias

“Estaba claro que la comunidad empresarial apoyaba bastante sus políticas”, dijo el multimillonario David Rubenstein.

Con un juicio político sobre él en casa, Trump esencialmente pronunció un discurso de campaña en el que destacó su manejo de la economía más grande del mundo. “Hemos recuperado nuestro paso, hemos redescubierto nuestro espíritu”, dijo.

“Trump no vuelve loca a la gente en Davos”, dijo el presidente de Eurasia Group, Ian Bremmer. “Piensan que va a ganar un segundo mandato y no hubo pánico acerca de la perspectiva de que pudiera suceder”.

Tensiones comerciales a fuego lento

Sin embargo, los instintos proteccionistas de Trump aún ponen nerviosos a los observadores de la economía, incluso después del acuerdo comercial interino de la semana pasada con China.

Señaló su cambio de enfoque de Pekín a la Unión Europea “francamente más difícil” y está dispuesto a usar el libro de jugadas arancelarias nuevamente.

“La amenaza de los aranceles ha llevado a las personas a estar dispuestas a renegociar los acuerdos comerciales”, dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Estados Unidos está considerando aranceles sobre las importaciones europeas de automóviles y amenaza con represalias por cualquier gravamen sobre los ingresos por servicios digitales. Además, Trump todavía quiere una reforma “muy dramática” de la Organización Mundial del Comercio.

Aún así, el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, dijo que Estados Unidos y Europa están avanzando hacia un pacto global sobre la tributación de los servicios digitales.

El ministro de Hacienda del Reino Unido, Sajid Javid, se arriesgó a un choque con Trump después de sugerir que Estados Unidos tendrá que esperar en fila para un acuerdo comercial posterior al brexit hasta que Gran Bretaña termine de negociar uno con la Unión Europea. “Pensé que iríamos primero”, dijo Mnuchin.

Los delegados también apostaron a que EE.UU. y China pronto estarán en desacuerdo de nuevo.

Lea también: Paridad de género e inversión extranjera, puntos clave de la agenda de Duque en Davos

Economía mundial estable

Dejando a un lado el ruido de sables por el comercio, la mayoría parecía estar segura de que la economía global estaba en buen camino después del susto de recesión del año pasado. El Fondo Monetario Internacional predijo que crecería 3,3% este año, después de 2,9% en 2019.

El “escenario probable abrumador es que la economía avance este año”, dijo el director ejecutivo de Goldman Sachs, David Solomon, en una entrevista.

Si bien esa era la opinión mayoritaria, hubo algunas posiciones extremas en las perspectivas de los mercados.

Bob Prince, del fondo de cobertura Bridgewater, dijo que los bancos centrales habían terminado el ciclo de impulso. Pero Scott Minerd, de Guggenheim, argumentó que la política monetaria relajada había creado un “esquema piramidal”.


Los banqueros centrales presentes argumentaron que todavía tenían espacio para relajar aún más la política monetaria si fuera necesario, pero no mucho, así que los gobiernos deberían hacer más para apoyar la demanda.

“Tenemos que ver más acciones que vayan más allá de la política monetaria para impulsar el crecimiento”, dijo la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

Gruñidos bancarios

Los bancos de Estados Unidos están superando a sus homólogos europeos.

Resumiendo la escena, el director ejecutivo de Credit Suisse Group, Tidjane Thiam, dijo que solo es “moderadamente optimista” sobre las perspectivas económicas de la región.

Ejecutivos de UBS, Deutsche Bank y ABM Amro se alinearon para lamentarse por las tasas de interés negativas. Las tasas bajo cero “no son un buen lugar”, se lamenta Kees van Dijkhuizen de ABN.

Por el contrario, Brian Moynihan de Bank of America quiere aumentar su cuota de mercado entre los consumidores estadounidenses. Michael Corbat, de Citigroup, es optimista sobre las perspectivas de las tarjetas de crédito e indicó que no siente presión para recortar personal en su red de sucursales en Estados Unidos.

Temblores tecnológicos

El director ejecutivo de Apple, Tim Cook, regresó a Davos por segundo año, ahora que la tecnología también tiene un rol más importante de lo habitual.

Le puede interesar: Davos ve en inteligencia artificial y 5G las claves de la economía digital

Los líderes más influyentes de la industria, incluido el director ejecutivo de Alphabet, Sundar Pichai, dijeron que eran menos una amenaza para la sociedad que el surgimiento de la inteligencia artificial.

También se ve una dificultad sobre el futuro de los pagos digitales, cuando la noticia de que el teléfono del fundador de Amazon.com, Jeff Bezos, había sido pirateado puso a muchos nerviosos.

Finalmente, Facebook fue atacado por el habitual de Davos George Soros, quien acusó a la compañía de conspirar para ayudar a reelegir a Trump.

901383

2020-01-24T16:29:01-05:00

article

2020-01-24T16:40:11-05:00

lucetyc_199

none

Bloomberg.

Economía

Lecciones de Davos sobre economía, el clima y Trump

52

8984

9036