Lo que necesita saber sobre la crisis de deuda de Argentina

Noticias destacadas de Economía

Argentina logró aplazar por un par de semanas las críticas discusiones sobre su deuda. El país se aproxima a su noveno “default”. ¿Cómo llegó todo hasta acá?

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, enfrenta un momento decisivo en su presidencia a medida que la nación se prepara para el que podría ser su noveno default de deuda soberana.

Tras cinco meses en el cargo abordando la recesión, una inflación del 50 % y un colapso en la tasa no oficial del peso, Fernández está tratando de llegar a un acuerdo con los bonistas en las próximas semanas para evitar un caos aun peor.

Si tiene éxito, podría haber una luz al final del túnel para una economía que estaba en serios problemas incluso antes de la pandemia de coronavirus y una mayor probabilidad de que Fernández consolide su poder dentro de la coalición gubernamental. Si falla, y se cae en un default desordenado de US$65.000 millones de deuda en el extranjero, será otro golpe importante para la economía en rápida contracción.

“Un default duro significaría que Argentina pierde su oportunidad de una recuperación económica ordenada”, dijo Alejandro Catterberg, director de la consultora argentina Poliarquía.

Le puede interesar: China acusa a EE.UU. de llevarlos "al borde de una nueva guerra fría"

Es territorio conocido para un país que ha pasado una tercera parte de su historia moderna en recesión, atrapado en medio de ciclos de auge y caída. Además, para Fernández, político veterano que llegó al poder a fines del año pasado, las perspectivas son peligrosas si las conversaciones se desmoronan.

“Argentina siempre parece estar al borde de la avalancha y, en ese sentido, por dramática que sea esta situación, se siente familiar”, dijo Benjamin Gedan, exdirector para Sudamérica del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. “Por un período de tiempo, Argentina puede escaparse de la avalancha, pero casi inevitablemente el país termina enterrado”.

Aquí está todo lo que necesita saber sobre cómo llegó Argentina a este punto y lo que viene después.

¿Por qué Argentina no puede pagar sus deudas?

Los inversionistas invirtieron miles de millones de dólares en Argentina en 2016, cuando una nueva administración comprometida con la ortodoxia económica incentivó las apuestas en un repunte del crecimiento después de años de interferencia del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Pero rápidamente salió mal. El gobierno del presidente Mauricio Macri luchó para controlar el gasto y apuntalar el presupuesto. La moneda se desplomó, la inflación se disparó y la economía, ahora cerrada debido al coronavirus, se encamina por tercer año consecutivo hacia una contracción.

En 2018, Macri firmó una línea de crédito récord de US$56.000 millones con el Fondo Monetario Internacional, en un intento por evitar el colapso. Un año después, Macri perdió la reelección ante Alberto Fernández, un aliado de izquierda de Fernández de Kirchner. Ahora también se está renegociando la deuda del FMI.

¿Cómo intentan el gobierno y los acreedores evitar un “default”?

El 17 de abril, Argentina anunció una oferta de reestructuración de deuda que suspendería todos los pagos por tres años, impondría un recorte del 62 % en los pagos de intereses y un recorte del 5,4 % en el valor nominal de los valores en dólares de Argentina.

Los tres principales grupos acreedores del país se opusieron a la oferta, calificándola de “inaceptable”, lo que empujó a los bonos a cerca de mínimos históricos. Sin embargo, en mayo, los bonos comenzaron a recuperarse, con la esperanza de que las partes solucionen sus diferencias y lleguen a un nuevo acuerdo.

¿Quiénes son los actores clave?

Al otro lado de la mesa del ministro de Economía, Martín Guzmán, hay representantes de los mayores inversionistas institucionales de Argentina, incluidos BlackRock, Pacific Investment Management, Ashmore Group, Capital de Greylock, Fintech Advisory y Gramercy Funds Management.

En gran medida, las negociaciones se han realizado a través de videoconferencia. Guzmán tiene a algunos de los economistas más destacados del mundo de su lado, entre ellos a Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía, quien escribió una carta abierta junto a más de cien economistas, donde piden a los acreedores que lleguen a un acuerdo negociado.

¿Qué ocurre si Argentina no paga?

Si el gobierno y los acreedores no llegan a un acuerdo, Argentina volverá a estar aislada de los mercados crediticios internacionales y enfrentará batallas legales con los acreedores. Y su reputación y las relaciones internacionales del país se verán aun más dañadas, según Gedan, quien concluyó: “El escenario de un default sería extraordinariamente costoso y me temo que algunos en el gobierno argentino lo pueden estar subestimando”.

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.