Los efectos colaterales de las fallas en procesadores de Intel

Un informe que señala que los chips de la compañía son vulnerables a los piratas informáticos generaron preocupación sobre los principales productos y marcas de la compañía.

Bloomberg

Esta semana, el sitio web de tecnología The Register dijo que un error permite que algún software tenga acceso a partes de la memoria de un computador que se reservan para proteger cosas como las contraseñas. Todos los computadores con chips Intel de los últimos 10 años parecen estar afectadas, según el informe, y se necesitarán parches para los sistemas operativos Windows de Microsoft y OS X de Apple Según The Register, las actualizaciones de seguridad pueden desacelerar los equipos más viejos en hasta un 30 %.

Los defectos en los diseños de microprocesadores, que pasan por rigurosas pruebas y verificación, generalmente se arreglan fácilmente mediante parches en el código que usan para comunicarse con el resto de la computadora. Pero si el error no se puede solucionar fácilmente en el software, podría ser necesario rediseñar el chip, lo que puede ser extremadamente costoso y consumir mucho tiempo.

Se espera que Intel publique un comunicado, pero aún no ha comentado sobre el tema. Históricamente, la forma en que las empresas responden a tales problemas y la rapidez con que los abordan ha determinado qué tan grande es el problema.

"Esta es una potencial pesadilla para las relaciones públicas", dijo Dan Ives, jefe de investigación tecnológica en GBH Insights. "Necesitan adelantarse a esto y tratar de contener cualquier daño a los clientes y a la marca".

El informe afectó las acciones de Intel, que llegaron a caer 5,5 %, el descenso más pronunciado desde octubre de 2016. En tanto dio impulso a sus rivales Advanced Micro Devices Inc., que ascendió 8,8 %, y Nvidia Corp., que avanzó 6,3 %.

La vulnerabilidad puede tener consecuencias más allá de las computadoras, y puede no ser el resultado de un error de diseño o prueba. Todos los microprocesadores modernos, incluidos los que funcionan con teléfonos inteligentes, están diseñados para adivinar qué funciones probablemente se les solicitará ejecutar a continuación. Al hacer fila para posibles ejecuciones por adelantado, pueden procesar datos y ejecutar software mucho más rápido.

El problema en este caso, según personas familiarizadas con el tema, es que esta carga predictiva de instrucciones permite el acceso a datos que normalmente están acordonados de manera segura. Eso significa, en teoría, que el código malicioso podría encontrar una forma de acceder a la información que, de otro modo, estaría fuera de su alcance, como las contraseñas.

Los defectos de diseño de chips son extremadamente raros. Hace más de 20 años, un profesor universitario descubrió un problema con la forma en que las primeras versiones del chip Pentium de Intel calculaban los números. Rival International Business Machines Corp. pudo hacer uso de los hallazgos y reclamar que los productos de Intel causarían problemas frecuentes a las computadoras de los consumidores. Si bien eso no sucedió, Intel tuvo que retirar algunos chips y asumió un cargo de más de US$400 millones.

 

últimas noticias

La hora de las startups