Los millennials están comprando árboles plásticos de Navidad

Los árboles artificiales atraen a los consumidores que buscan reutilización y conveniencia.

Bloomberg News

Los millennials se han ganado la reputación de amar los productos de consumo que son locales y artesanales. Entonces, ¿por qué están comprando tantos árboles plásticos de Navidad?

Esa es la pregunta que molesta a Tim O’Connor, el director ejecutivo del Comité de Promoción del Árbol de Navidad en Littleton, Colorado. Para ayudar a captar más compradores, los productores se están posicionando como análogos al movimiento de alimentos locales y orgánicos.

Los árboles reales tienen todo lo que atrae a los adultos más jóvenes, dijo, promoviendo la autenticidad, los beneficios para el medio ambiente y el apoyo a las economías regionales.

Tienen una gran tarea por delante. Mientras que casi 95 millones de hogares estadounidenses exhibirán un árbol de navidad esta temporada, se espera que solo el 19 por ciento de ellos sean reales, según una encuesta realizada por Nielsen para la Asociación Estadounidense del Árbol de Navidad publicada el jueves. Si bien algunas casas exhiben ambos tipos de árboles, la mayoría instalará árboles artificiales, generalmente hechos de plástico y provenientes de fábricas que a veces se encuentran por todo el mundo.

La marea podría estar empezando a cambiar ya, según George Richardson, el copropietario de Richardson Farms en Spring Grove, Illinois, que es un agricultor de quinta generación. Richardson planta 10.000 plántulas al año en su operación, donde los compradores pueden elegir y cortar su propio árbol.

"Los árboles de Navidad reales fueron inmensamente populares en los años 40, 50, 60, 70 y 80, y luego llegaron los árboles falsos", dijo Richardson. "Por un tiempo, la gente pensó, esto es muy conveniente, hagámoslo".

Ahora descubrimos que tal vez no sean lo más sano y prístino que pensamos que eran, y que terminarán en un vertedero ".

Nidos vacíos

Los mejores clientes de los árboles reales son las familias con niños. Los hogares de los adultos mayores de la generación del “baby boom” se están convirtiendo en nidos vacíos, mientras que los millennials, una población de jóvenes que ahora tienen entre 18 y 35 años, están a punto de comenzar a formar una familia. Eso ha creado una brecha para los árboles reales, que han perdido compradores a medida que los árboles artificiales ganaban terreno.

Pero la industria de árboles reales dice que hay potencial para ganar a lo grande en la próxima década a medida que florezcan familias jóvenes. Solo el 20 por ciento de los jóvenes de la generación del milenio tienen actualmente niños pequeños, dijo O’Connor, del Comité de Promoción del Árbol de Navidad, financiado por agricultores. Eso deja la mayor parte de la generación más grande —y sus futuras tradiciones navideñas— todavía disponible.

O’Connor también espera captar el interés de los consumidores más jóvenes en productos sostenibles para aumentar las ventas. Los árboles de Navidad reales son cultivados en granjas, como si fuera un cultivo, no se cortan de un bosque, dijo. Se cultivan en terrenos no aptos para cultivos de mayor valor, convirtiendo el dióxido de carbono en oxígeno, y sus raíces mantienen la tierra en su lugar. Cuando se cortan, se planta uno nuevo y, una vez utilizado, se puede reciclar para convertirlo en abono.

Aún así, los árboles artificiales atraen a los consumidores que buscan reutilización y conveniencia, dijo Jami Warner, director ejecutivo de la Asociación Estadounidense del Árbol de Navidad, con sede en Sacramento, que promueve tanto las variedades cultivadas como las fabricadas. Se pueden armar en unos minutos y no hay desorden ni necesidad de regar.