A medias sigue el proyecto con el que se quiere llevar agua a la Guajira

Con un costo superior a $650.000 millones, y después de cinco años, el proyecto Ranchería sigue inconcluso y sin cumplir los propósitos de su construcción: producir energía, llevar agua a nueve municipios de la Guajira y abastecer sistemas de riego.

Si los pobladores de la Alta Guajira tienen suerte un carrotanque de la Gobernación llegará cada mes a llenar sus estanques.El Espectador

Recientemente la Contraloría General de la Nación evidenció el estado en el que se encuentra el Megaproyecto de Represa del Río Ranchería, el cual, después de cinco años de haber iniciado su construcción, no tiene ninguna utilidad y demanda costosos mantenimientos.

Esta obra de infraestructura está pensada para responder tres necesidades: generación de energía, llevar agua a nueve municipios de la Guajira y abastecer sistemas de riego de Ranchería y San Juan.

Lea también: Los graves casos de corrupción en La Guajira

Según lo informado por la entidad de control, en el año 2016 se entregó la primera etapa de este proyecto, 15 años después de haber iniciado la contratación y 11 luego de comenzar la construcción, con un costo total de $650.209.5 millones. Parte de lo anterior incluye la elaboración de la presa El Cercado y las líneas de conducción principal de los distritos de riego.

Para que este proyecto cumpla los propósitos de su construcción, hace falta que se adelante y finalice la segunda etapa que comprende la elaboración de los distritos y una pequeña central hidroeléctrica.

También le puede interesar: ¿Por qué están muriendo los niños en La Guajira?​

Sumado a la anterior problemática, la Contraloría logró encontrar 43 inconsistencias administrativas, de las cuales 18 tienen una presunta connotación disciplinaria y cuatro posibles detrimentos patrimoniales por $934.5 millones.

Por si fuera poco, a lo anterior se relacionan irregularidades por $4.011.7 millones de pesos. La Contraloría comunicó que iniciará una indagación preliminar al respecto.

Lea también: La verdad sobre La Guajira

Uno de los comentarios que le genera esta situación a el ente de control es que “si bien se puede aceptar que el embalse por lo menos cumple la función de control de inundaciones, no puede predicarse lo mismo de las líneas de conducción principal de los dos distritos “San Juan y Ranchería”, señaló.

A lo anterior agrega que dichos distritos llevan cinco años de haber sido construidos sin que hayan recibido revisión o mantenimiento, por lo que el Estado tendría que destinar cuantiosos recursos sin que esta infraestructura beneficie a las más de 18.000 hectáreas proyectadas y transformar la economía de la región.

Lea también: Alta Guajira, dos años sin lluvia