Migración: una alternativa para la agricultura mundial

En su más reciente informe, la FAO asegura que más de 1.000 millones de personas se han desplazado internamente entre países en vías de desarrollo. Hace un llamado a entender estos procesos como una fuente de oportunidades para el campo.

La FAO sugiere que los inmigrantes pueden ayudar a subsanar la escasez de mano de obra en actividades agrícolas.Pixabay.

A propósito del día mundial de la alimentación, La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) publicó su informe sobre el estado de la nutrición y la agricultura a nivel mundial. En él, invitó a repensar la migración rural como una ventaja para el sector agrícola y a generar políticas que garanticen que estos procesos se den de forma "segura, ordenada y regular".

La migración es un fenómeno complejo que abarca desde el desplazamiento forzoso, –como es el caso de los refugiados– hasta el voluntario, sin embargo, según Antonio Gutérres, Secretario General de las Naciones Unidas, los debates que se dan en torno a este tema suelen centrarse en los aspectos negativos de la migración, como la xenofobia. Gutérres afirma que este fenómeno puede convertirse en un nuevo motor del “crecimiento económico, la innovación y el desarrollo sostenible” del campo.

De acuerdo con el informe de la FAO, que presenta datos del 2015, la migración interna sigue siendo un fenómeno más amplio que la migración internacional. Además, ha habido un incremento en el desplazamiento de personas entre países en desarrollo (38% del total de migrantes internacionales) en comparación con las cifras de migración hacia países desarrollados (35%).

El organismo atribuye estos flujos migratorios a la reasignación de los recursos de mano de obra en los países en desarrollo, y sobre esa línea sugiere que los inmigrantes pueden ayudar a subsanar la escasez de mano de obra en actividades agrícolas.                      

La FAO propone que en estas zonas –que suelenen albergar un gran número de poblaciones desplazadas– se deberían implementar políticas de desarrollo rural que permitan integrar a los migrantes a la economía de la región, pues podrían aliviar las consecuencias negativas que conllevan este tipo de éxodos.

Lea también: La ONU pide a gobiernos, empresas y personas actuar contra la malnutrición

El organismo hace una invitación a los países a que reestructuren sus políticas migratorias para que “potencien al máximo los beneficios económicos y sociales” en vez de reducir o acelerar los flujos migratorios, pues señala que la coherencia entre estas políticas –tanto de la migración como del desarrollo agrícola y rural– es esencial para garantizar que la migración sea segura, ordenada y regular.

También hace un llamado para que los gobiernos prevengan las crisis que conducen a la migración forzosa y limiten los efectos negativos para los migrantes, pues el desplazamiento “debe ser una decisión voluntaria que toman los migrantes sobre la base de opciones reales y fundamentadas”, señala el informe.

Entre los datos revelados, la FAO indica que Europa es actualmente el principal destino para los migrantes de África, Asia y América, además de ser un lugar donde se producen importantes flujos migratorios internos.

Por otro lado, aseguró que la migración hacia América del Norte proviene, en gran medida, de América Latina y Asia. Y en cuanto al continente asiático, sostiene que Japón, Malasia y Corea del Sur se convirtieron en países de destino gracias a los desarrollos económicos de la región. Lo mismo ha sucedido con los países ricos en petróleo del Medio Oriente.

En América del Norte y Europa, la mano de obra extranjera es la base de la producción agrícola en ambas regiones. Sin embargo, el organismo advierte que la protección de los derechos laborales y las condiciones de trabajo de los migrantes suelen ser deficientes.