Mineros rusos de criptomonedas caen bajo la sombra del Kremlin

El gobierno ruso quiere entrar a regular este lucrativo mercado, que hoy opera sin reglas claras en muchos países, entre esos Rusia.

Dmitry Gutov, uno de los miles mineros de criptomonedas que hay en Rusia.Bloomberg

La cocina de Dmitry Gutov en Moscú es la sede de una operación automatizada de minería. No para extraer oro y metales industriales como muchos de los exportadores de su país, sino para criptomonedas al estilo del bitcoin y ether de Ethereum. Desde la instalación de un sistema DIY (hágalo usted mismo por su sigla en inglés) montado a partir de múltiples procesadores de gráficos informáticos en abril, Gutov ha ganado US$3.000 en moneda virtual y pagado el costo del equipo utilizado para adquirirla. (Lea "El negocio de crear bitcoins en Colombia")

Gutov, que trabaja en una empresa de tercerización de personal con sede en Moscú durante el día, está entre un creciente número de rusos que han adoptado este tipo de minería conforme el precio de las criptodivisas como bitcoin y ether se dispara. Pero el gobierno no ha proporcionado un marco regulador claro, lo que obliga a algunos aspirantes a innovadores a operar en las sombras.

El presidente ruso, Vladimir Putin, pidió la regulación de las criptomondivisas en una reunión con altos funcionarios financieros este martes, advirtiendo sobre los "graves riesgos" que ellas involucran. El Ministerio de Finanzas propuso permitir la minería solo a empresas y empresarios privados que se registren ante el gobierno para reducir el riesgo de lavado de dinero, informó el canal de noticias Tass a principios de esta semana.

Rusia tiene cerca de 50.000 "mineros caseros" como Gutov –que podrían gastar cerca de US$2.000 en equipos para minería en casa– y hasta 1.000 empresas más grandes, como las que tienen servidores instalados en fábricas abandonadas de Siberia, según la Asociación Rusa de Criptodivisas y Blockchain (Racib, por su sigla en inglés), un grupo de presión respaldado por el Kremlin. (Lea "Qué nos enseñó el bitcoin la semana pasada")

Los usuarios de estos dispositivos operan en una "zona gris" legal originada en la falta de directrices reglamentarias. El equipo no está típicamente certificado para su uso en Rusia; los compradores a veces obtienen también acceso ilegal a electricidad barata y no pagan impuestos sobre los ingresos obtenidos de las criptomonedas.

Lobby del gobierno

Se están haciendo esfuerzos para resolver este problema. Arseniy Scheltsin es el director de Racib –fundada en agosto– y está presionando al gobierno para convertir la manía de la minería en un esfuerzo legal. "Esta forma de ganar dinero se adapta bien a la mentalidad nacional", dijo. "Los héroes rusos de cuento de hadas tienden a descansar mientras su trabajo se hace por arte de magia".

En octubre, Racib presentó una propuesta al gobierno sugiriendo que proporcionara tarifas eléctricas más bajas para la minería de criptodivisas. Scheltsin dijo que la medida reduciría los costos y motivaría a los mineros de esas monedas virtuales a ser transparentes y pagar impuestos apropiados.

"Esto le permitiría a un centro de competencia global desarrollar e incrementar la influencia de Rusia sobre el funcionamiento de las principales monedas virtuales", dijo. "Estas monedas incluyen bitcoin y ether".

Las reglas para la minería dependerán de la regulación de las criptomonedas que se pueden redactar en los próximos meses. El banco central ha dicho que no les permitirá clasificarse como un medio de pago para competir con el rublo, pero ha considerado clasificarlas como "activos digitales" o bienes que estarían sujetos a los impuestos correspondientes.

 

últimas noticias