MinTransporte evalúa nuevas reglas de juego para uso de fotomultas

El borrador de reglamentación para la imposición y cobro de fotomultas tiene como objetivo evitar que los concesionarios que manejan el sistema se enriquezcan a través de operaciones fraudulentas y establece, por ejemplo, que para instalar una cámara de detección será necesario el aval del Mintransporte y de la Dirección de Tránsito y Transporte.

El Ministerio de Transporte, en cabeza de Germán Cardona, presentó esta mañana el borrador de una nueva reglamentación para el uso, imposición y cobro de fotomultas. 

La propuesta, que está disponible en la página web de la entidad para que la ciudadanía y los sectores afectados la evaluen, tiene que estar lista el 14 de enero de 2018 y tiene como propósito acabar con el millonario negocio de las fotomultas fraudulentas.  

“Este proyecto es muy importante porque pone en cintura las fotomultas para que se conviertan en lo que verdaderamente deben ser: una herramienta para contribuir con la seguridad vial y no una caja registradora en favor de privados”, dijo el viceministro de Transporte, Alejandro Maya.

Los puntos más importantes del borrador establecen, por ejemplo, que los comparendos no tendrán validez si se demuestra que no había señalización, mínimo a 500 metros de distancia de la cámara de vigilancia. 

De acuerdo con Maya, uno de los puntos esenciales del proyecto busca establecer un techo en el recaudo de los concesionarios privados, que tienen a su cargo el sistema de fotomultas. "Las fotomultas no podrán remunerar a la inversión privada con un porcentaje superior al 10% del recaudo", aseguró Maya.

Además, se propone que el Ministerio de Transporte sea quien dé la autorización para la instalación de los dispositivos después de que la autoridad de tránsito presente un estudio de viabilidad técnica avalado por la Agencia Nacional de Seguridad Vial, en el que especifiquen criterios de ubicación del dispositivo como tramos críticos, infraestructura, siniestralidad o caracterización de flujos.