Noticias falsas, el dolor de cabeza de los anunciantes en internet

Para las empresas resulta ser un problema que su marca esté asociada con algo desagradable, por ejemplo, una noticia falsa. Casi la mitad de los anunciantes reconoce que no tiene el control de a dónde van a parar sus publicaciones.

Pixabay

Imagine que está navegando por internet y de repente se topa con una publicación que titula la muerte de una persona famosa, usted, con la intención de conocer dicha noticia, ingresa para empaparse más del tema. Aún intrigado por el acontecimiento busca otras fuentes para conocer más detalles, es allí cuando se da cuenta que ese artículo que abrió contenía una noticia falsa, en realidad ese famoso sigue con vida.

Según la organización The Conference Board, parte de los propósitos que tienen las noticias falsas es fomentar el consumo y la difusión de información no verificada, o errónea, por medio de titulares sensacionalistas, el problema está, en que más allá de la desinformación, genera un sentimiento de desagrado por parte de la audiencia.

También le puede interesar: Ni limones, ni melones: la publicidad no es inocente

Una encuesta realizada a profesionales en marketing indica que la sensación negativa que siente el lector de la noticia falsa, se transmite a la marca que se encuentra publicitada en la página web que contiene dicho contenido ‘informativo’.

“De los que vieron noticias falsas, el 42% dice que estaban al tanto de los anuncios adyacentes al contenido. Casi el 70% de esos profesionales dicen que tuvieron una impresión negativa o muy negativa del anunciante en esas posiciones. En general, el 95% de los vendedores dicen que la asociación con noticias falsas podría erosionar la confianza del consumidor en la marca”, señala The Conference Board al publicar los resultados de su estudio.

Esta problemática, la asociación de las marcas con contenidos desagradables o que no van de acuerdo con sus valores corporativos, generó el año pasado la restructuración de las normas para anuncios en YouTube, ya que muchos patrocinadores no estaban de acuerdo con los contenidos de los vídeos en los que aparecían sus marcas.

Lea también: Google cambia de nuevo normas de anuncios por crisis de YouTube

Es allí cuando nace el concepto ‘Family Friendly’, criticado por muchos youtubers al catalogarlo como un impedimento en su libertad de expresión.

No obstante, la problemática sigue y la incertidumbre se intensifica cuando casi la mitad de los profesionales en marketing, el 42%, reconoce no tener el control de sus anuncios, por lo que estos no solamente pueden estar apareciendo en páginas con noticias falsas, sino, además en otras de contenido violento o pornográfico, solo por citar algunos ejemplos.

También le puede interesar: Google: en aprietos por poner anuncios en contenido extremista

“Los profesionales del marketing obtienen su público, pero a menudo no tienen idea de dónde, lo que los hace vulnerables”, señala The Conference Board al señalar las ventajas en alcance que tienen los anunciantes con estas tecnologías, pero el dolor de cabeza que genera el no controlar los lugares en los que son publicados.

¿Cómo aliviar este malestar?

En la encuesta los profesionales en marketing señalaron que la responsabilidad de controlar las noticias falsas recae sobre las principales plataformas de redes sociales, con un 73%, y los editores y medios de comunicación, con un 83%.

Lea también: Facebook probará publicidad en vídeos en su plataforma Watch​

No obstante, la organización plantea el ejemplo de Procter and Gamble (P&G) en la lucha contra este flagelo al recortar US$140 millones de su gasto publicitario trimestral al manifestar preocupaciones por la seguridad de su marca. En cambio, la compañía comenzó a invertir en programas digitales acreditados por el Trustworthy Accountabilty Group (TAG) para combatir las métricas fraudulentas.

“Actualmente hay alrededor de 170 empresas sometidas a la revisión de TAG para la acreditación”, afirmó la organización.

Lo anterior deja prever que las apuestas por guardar la imagen de las marcas estarán enfocadas en controlar el lugar donde sus anuncios aparecen publicados, esto sin perder los beneficios que ofrecen las nuevas tecnologías publicitarias.

Lea también: Google cede ante la presión y reformará sus políticas de publicidad