Nuevas dificultades para Telefónica, esta vez en México

Un fallo negativo del Tribunal Supremo de ese país obligaría a ese compañía, a AT&T Inc. y a competidores más pequeños a pagar más de US$800 millones en comisiones atrasadas al líder del mercado América Móvil SAB.

Bloomberg.

Telefónica SA, el gigante español de las telecomunicaciones, cuyos 16 años de ofensiva en México han sido empañados por guerras de precios y demoras en las inversiones, podría recibir un nuevo golpe. (Lea: La maldición de la cláusula 33 en la pelea entre Claro, Movistar y el Estado).

Este mismo mes, el tribunal supremo de México emitirá un fallo respecto a un mandato judicial que podría derogar una disposición clave en la reforma nacional de las telecomunicaciones de 2013. Un fallo negativo obligaría a Telefónica, AT&T Inc. y a competidores más pequeños a pagar más de US$800 millones en comisiones atrasadas al líder del mercado América Móvil SAB. Podría ser la gota que colma el vaso para la compañía madrileña, que periódicamente durante su década y media de dificultades en México ha evaluado la posibilidad de abandonar el país.

Transcurridos cuatro años desde que el Gobierno mexicano aprobó la emblemática reforma de las telecomunicaciones, la esperanza de que la reforma ayudaría a Telefónica a ganar terreno se ha diluido lentamente. Desde entonces, la compañía aumentó su cuota de mercado unos 3 puntos porcentuales hasta 23 por ciento, pero AT&T conquistó el mismo terreno en la mitad del tiempo. Mientras tanto, el porcentaje de ingresos de Telefónica provenientes del mayor país de habla hispana en el mundo fue disminuyendo lentamente hasta el 2,8 por ciento en 2016 desde un 3,9 por ciento dos años antes, en tanto las ventas en Europa conforman una proporción mayor.

El multimillonario Carlos Slim encabeza el ataque para relajar la ley que permitió a los competidores más pequeños dejar de pagar a América Móvil una tarifa por cada llamada que termina en su red. La Corte Suprema mexicana podría votar el mandato este mismo mes después de su receso de verano.

“Esto es peligroso para todo el país”, dijo Miguel Calderón, vicepresidente para regulación de Telefónica en México en una entrevista telefónica desde Ciudad de México. “Un cambio de esta magnitud podría afectarnos a todos --no sólo a los operadores sino que también aumentaría los precios para los consumidores, bajaría las inversiones y pondría en duda la seguridad jurídica”.

Calderón dijo que América Móvil empleará todas las técnicas a su alcance para mantener la mayor cuota de mercado posible. América Móvil no respondió a una consulta. La compañía dijo el mes pasado que una decisión judicial a su favor no afectaría a los consumidores porque los precios son determinados por la competencia.

Regulaciones más estrictas

México ha representado un obstáculo inusual para Telefónica, que va a la par de América Móvil como principal proveedor inalámbrico en casi todos los otros mercados importantes de América Latina, desde Brasil hasta Chile.

Anteriormente, Telefónica atribuyó su incapacidad para ganar terreno en México a la ausencia del un control de las autoridades reguladoras sobre América Móvil, y la compañía española no ha cesado de pedir regulaciones más estrictas aun después de implementada la reforma de las telecomunicaciones. América Móvil ha dicho que Telefónica simplemente no invierte lo suficiente en su red. Las inversiones anuales de unos 4.000 millones de pesos (US$229 millones) equivalen a menos de un tercio de sus mayores rivales.

“Reinvertimos un 13 por ciento de nuestra ganancia en México”, dijo Calderón, agregando que otras mediciones de la compañía siguen de cerca, como su cuota de ingresos en el mercado y las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización han funcionado bien. “Estamos creciendo --en forma sostenible”.