Nueve meses después, ¿cómo va el control de la fiebre aftosa?

El ICA informó sobre la visita de delegados de autoridades de Estados Unidos. Continúa la zona de contención y se prepara el próximo ciclo de vacunación.

iStock.

El Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) informó que representantes del Departamento de Agricultura de Los Estados Unidos (USDA), del Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal (APHIS) y de la Embajada de Estados Unidos en Colombia, visitaron los límites de la zona delimitada por la autoridad sanitaria luego del brote de fiebre aftosa que se presentó el año pasado. (Vea: Todo lo que tiene que saber sobre la fiebre aftosa en Colombia).

El objetivo de la visita, dijo el ICA, era conocer el funcionamiento de los puestos de control instalados por esa entidad con el apoyo económico de Estados Unidos y, en general, revisar el trabajo que se está haciendo para recuperar el estatus sanitario (libre de aftosa por vacunación) de los departamentos. (Lea: Estudio señala que virus de fiebre aftosa detectado en Colombia procede de Venezuela).

La zona de contención comprende los siete municipios del departamento de Arauca; 118 municipios de los 123 que tiene Boyacá, excepto Puerto Boyacá, Covarachía, Santana, Chitaraque y San José de Pare; dos de los 19 municipios de Casanare (La Salina y Sácama) y 111 de los 117 municipios de Cundinamarca. (Lea: Así fue la crisis por la fiebre aftosa).

“Esta visita entregó resultados satisfactorios y les permitió conocer de primera mano las dificultades de la zona, el aislamiento de las mismas y las medidas de control implementadas por el ICA por mantener la sanidad e inocuidad de la producción primaria de estas zonas del territorio nacional”, dijo el Instituto.

El trabajo interinstitucional se viene adelantando desde diciembre de 2017 y se extenderá hasta agosto de este año, según informó el ICA.

Sin embargo, entre los ganaderos, hay una sensación de incertidumbre. Según José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán, por parte del ICA no se ha presentado “una evaluación técnica de fondo sobre el tema en particular”, es decir, “no se sabe qué está pasando en esa materia”.

A principios de mes, el ICA informó en un comunicado de prensa de dos muestreos serológicos para presentar a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), uno de ellos con 26.000 muestras en todo el territorio colombiano, salvo la zona de contención, “para ratificar la ausencia del virus de aftosa en Colombia, y el segundo con el fin de comprobar la inmunidad de la vacuna aplicada en el país”.

La crisis por la reaparición de la fiebre aftosa en Colombia se desató en junio de 2017, cuando se detectó un foco de la enfermedad (el primero en ocho años), en una finca del departamento de Arauca, fronterizo con Venezuela. Luego fue en Yacopí, Tibacuy (Cundinamarca) y Cúcuta (Norte de Santander).

Colombia perdió el estatus de país libre de aftosa por vacunación, que recuperó en diciembre, tras demostrar la erradicación de la enfermedad. Las exportaciones que se habían suspendido a Rusia y Curazao, entre otros mercados, se reabrieron. No obstante, se mantuvo la zona de contención.

Allí no se pueden llevar a cabo ferias o exposiciones ganaderas y está prohibida la salida de animales vivos, entre otras medidas. En diciembre, el ICA había comunicado su intención de lograr en marzo la reincorporación de estos territorios al estatus que detenta el resto del país, a pesar de que el compromiso con la OIE da plazo máximo de un año para mantener los controles especiales.

En cuanto a vacunación (la forma de prevenir la enfermedad) el ICA informó que durante el segundo ciclo realizado entre octubre y diciembre de 2017, se vacunaron en todo el territorio nacional 26 millones de bovinos y bufalinos, 1,8 millones de animales más que en el primer ciclo de vacunación (realizado entre los meses de mayo y junio de 2017), una cifra que el Instituto catalogó como "histórica". En este momento avanza la preparación del primer ciclo de este año. 

Temas relacionados