OCDE calcula que economía colombiana crecería 2,2% en 2017 gracias a acuerdo de paz

Aunque el organismo celebró el acuerdo con las Farc, advierte que para mantener la senda de crecimiento se deben "introducir reformas" para reforzar la calidad de la educación, reducir la informalidad, mejorar las oportunidades laborales de las mujeres, entre otras.

El acuerdo de paz con la guerrilla de las Farc para superar medio siglo de conflicto armado "impulsará" la economía de Colombia, dijo este jueves la OCDE, que estimó que el país tendrá un crecimiento de 2,2% en 2017 y de 3,0% en 2018.

"El acuerdo de paz impulsará el crecimiento económico y la creación de empleos", dijo Alvaro Pereira, director de estudios de países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), citado en un comunicado.

El organismo internacional presentó este jueves junto a autoridades locales el capítulo sobre Colombia, en la recta final para ingresar al ente internacional, del informe "Estudios Económicos de la OCDE".

En el reporte, la institución afirma que espera que el pacto firmado en noviembre con las Farc, actualmente en proceso de desarme, "genere dividendos económicos y sociales positivos".

Por un lado, porque la desaparición como organización armada de las Farc, principal y más antigua guerrilla del continente, "mejoraría el potencial de crecimiento económico" por la reducción de destrucción de bienes materiales y de capital humano, aumentaría la confianza y la cohesión social, y evitaría el "desvío de gastos productivos" hacia gastos militares relacionados con la conflagración. 

Además, porque respetar lo convenido tras cuatro años de negociaciones en Cuba demanda la redistribución de recursos hacia sectores más productivos y regiones donde el capital es "escaso".

"Las regiones más violentas (la mayoría de las veces también las más pobres) tendrían mayores dividendos que el promedio a nivel nacional", reza el texto.

La OCDE considera que las actividades económicas más beneficiadas por la paz serían la agricultura, edificaciones y obras civiles.

Colombia vive un conflicto armado de medio siglo que ha enfrentado a guerrillas, paramilitares y agentes estatales, dejando 260.000 muertos, 60.000 desaparecidos y 7,1 millones de desplazados.

El gobierno de Juan Manuel Santos busca la "paz completa", para lo que instaló diálogos en febrero con el Eln, único grupo rebelde activo del país.

La administración de Santos estima que el posconflicto representará un crecimiento adicional anual de entre 1,1 a 1,9 puntos porcentuales del PIB. Colombia creció 2% en 2016 y el gobierno espera que este año lo haga un 2,5%.

No obstante, Pereira advirtió que para mantener la senda de crecimiento se deben "introducir reformas" para reforzar la calidad de la educación, reducir la informalidad en la economía, mejorar las oportunidades laborales de las mujeres, invertir en infraestructura y reducir barreras de competencia, entre otros.

"El reto que nos aguarda es conseguir mayores niveles de ingresos y bienestar para todos los colombianos", afirmó el directivo, quien destacó que la economía de Colombia es una de las más sólidas de América Latina porque ha mostrado "mayor resiliencia" que otras frente a la caída de los precios de las materias primas. 

El país está "en la última etapa" para ingresar a la OCDE, un club de 35 democracias con economías abiertas y en su gran mayoría ricas que promueve las buenas políticas públicas, según explicó en octubre el secretario general del organismo, José Ángel Gurría.

A Colombia, cuarta economía latinoamericana según el Banco Mundial, le falta el visto bueno de tres de 23 comités para entrar en pleno en la organización. Entre los pendientes hay temas comerciales y asuntos sociales.