Ordenan pago de salario e indemnizaciones a extrabajadores del túnel de La Línea

La medida, decretada por la Superintendencia de Sociedades, cobija a 87 antiguos empleados de la Constructora Carlos Collins.

Obras en el túnel de La Línea.Cortesía - Vicepresidencia

La Superintendencia de Sociedades ordenó el pago de $1.133 millones a 87 antiguos trabajadores de la Constructora Carlos Collins, que entró en proceso de liquidación en enero de este año, por iniciativa de esta entidad. Esta empresa realizaba obras del megaproyecto de infraestructura del túnel de la Línea.

El pago se hace de forma anticipada, aprovechando que la liquidación cuenta con recursos suficientes para cumplir con una obligación que está estipulada en la Ley 1116 de 2006. “Esta es una medida extraordinaria que tomamos debido a la existencia de recursos en efectivo por $4.918 millones. Normalmente los acreedores en una liquidación deben esperar hasta la adjudicación de los bienes de la compañía”, dijo Francisco Reyes Villamizar, superintendente de sociedades. 

Además de los 87 trabajadores, también se pagarán más de $100 millones a entidades de seguridad social.

Villamizar explicó que los recursos de la liquidación provienen de una serie de embargos decretados por la Superfinanciera, así como la venta de activos, principalmente maquinaria de la empresa que estaba encargada de construir un túnel de 8,6 kilómetros entre Cajamarca y Calarcá.

El contrato con la compañía, que incluía también la realización de viaductos y puentes, tenía un valor inicial de $629.000 millones, aunque algunos cálculos hablan de tres veces este valor para el costo total de las obras.

La Superintendencia realizó visitas a los trabajos en diciembre del año pasado en las que encontró que la empresa no estaba operando como debía, no había renovado su matrícula mercantil, le debían meses de sueldo a sus trabajadores y la Dian había embargado sus cuentas por no pagar unos $1.800 millones en impuestos.
 
“Aquí se trata de créditos laborales, personas que estaban vinculadas con contratos de trabajo con la compañía, cuya terminación se produjo por la liquidación de la sociedad, lo cual da lugar al pago de estas deudas. Este proceso comenzó hace varios meses. Primero hubo un tiempo de espera para determinar el monto de los créditos, hacer el inventario valorado de los activos y proceder a la venta de ciertos bienes, como maquinarias”, indicó el superintendente.