Somos optimistas del futuro de nuestro mercado

¿Por qué era necesaria una nueva misión?

Jaime Humberto López, presidente de Asobolsa, le da una mirada a la situación hoy. “Afortunadamente estamos ante el resultado de la nueva Misión del Mercado de Capitales, que nos presentaron esta semana y que trae una serie de recomendaciones que, aún sin entrar a profundizar en ellas, consideramos acertadas”, dice.

Hay optimismo en el futuro del mercado, pues todas las condiciones están dadas para un crecimiento sostenido. / Getty Images

No es un secreto que hasta hoy, y especialmente en los últimos años, hemos asistido a un marchitamiento continuo y casi lineal de nuestro mercado de capitales. La anterior misión del mercado de capitales, 23 años atrás, se agotó y, aunque cumplió con su cometido, ya era hora de convocar una nueva misión, como muy acertadamente lo propuso el presidente Iván Duque.

Lea también: Mercado de capitales de espalda a la realidad empresarial

¿Por qué era necesaria una nueva misión? Démosle una mirada a nuestra situación hoy.

1. No tenemos un horizonte claro sobre lo que debe ser nuestro mercado a mediano y largo plazo. Me atrevo a decir que esta aseveración incluye a todos los actores de nuestro mercado.

2. Somos un mercado pequeño, pero especialmente para los extranjeros que no encuentran en nuestro país la profundidad y liquidez que requieren para hacer apuestas significativas.

3. Estamos altamente concentrados en renta fija, y en ésta, especialmente en Tes y CDT.

4. Derivados ha crecido en forma importante, pero aún estamos lejos de estar satisfechos.

5. Tenemos costos de operación muy altos, entre otras razones, por la falta de economía de escala y por los costos propios del back office para cumplir los requerimientos de las autoridades.

6. Tributación no competitiva con otros países, incluso miembros de la Alianza del Pacífico. Recordemos que los capitales del mundo están al servicio de la mejor propuesta.

7. Renta variable postrada con pocos emisores y en franca disminución. Y muchas otras preocupaciones que impiden nuestro crecimiento.

Pero, como lo dije atrás, afortunadamente estamos ante el resultado de la nueva Misión del Mercado de Capitales, que nos presentaron esta semana y que trae una serie de recomendaciones que, aún sin entrar a profundizar en ellas, consideramos acertadas. La misión se ocupó de todos y cada uno de los temas que constituyen nuestro entorno del mercado.

La verdad es que hemos trabajado con las manos atadas para asumir más riesgos sin dar saltos al vacío, si son necesarios para dinamizar nuestro mercado y así lograr más rentabilidades para nuestros inversionistas. En buena hora la misión así lo considera y pide disminuir restricciones que en ocasiones parecieran barreras para nuestra dinámica.

Se recomienda un cambio en los tratamientos de las regulaciones de licencias y de actividades, con miras a aumentar la presencia de más jugadores y así estimular la competencia, lo cual naturalmente dinamiza el mercado.

Entre muchas otras recomendaciones de todo orden, recomienda una institución adscrita al Ministerio de Hacienda que tenga la función de promover el mercado de valores, vacío que quedó luego de desaparecer la Superintendencia de Valores, que cumplía bien ese oficio.

En fin, luego de asimilar todas las recomendaciones y convertirlas en mandatos (por supuesto, el Gobierno tiene la última palabra), tendremos unas nuevas reglas, y espero que luego de romper barreras y paradigmas estemos todos en el partidor para empezar una nueva vida en nuestro sector, llena de desafíos, pero con la seguridad de que no seremos inferiores a este reto.

Nuestra firmas comisionistas en particular han tenido un fuerte y decidido desarrollo en su institucionalidad en los últimos años, con inversiones millonarias y soportando costos muy altos en su operación, para prestar un servicio profesional y que les dé al público y al Gobierno la seguridad y tranquilidad de estar frente a aquel asesor profesional que requieran los mercados organizados.

Nuestro sector financiero requiere el cumplimiento del mercado de capitales como motor del desarrollo económico del país, y en esa tarea debemos trabajar todos sin dilaciones.

Estamos ante un escenario propicio para invitar a aquellas empresas que aún no están listadas a que piensen en el desarrollo futuro y a gran escala, como lo han hecho algunos en Colombia, con resultados sobresalientes incluso a nivel internacional, y lo han hecho acudiendo al mercado de capitales de Colombia, que tiene la misión de distribuir eficientemente los recursos de nuestra economía, y donde con seguridad encontrarán el apoyo decidido de los inversionistas para su desarrollo.

Hagamos de nuestro sistema financiero un verdadero sistema donde todos los actores se complementen para prestarle al país el servicio que requiere para su crecimiento.

Le recomendamos: Enajenaciones más flexibles, y otras recomendaciones de la Misión de Capitales

Como conclusión, somos optimistas del futuro de nuestro mercado, pues todas las condiciones están dadas para tener un crecimiento sostenido.

* Presidente Asobolsa.

876809

2019-08-19T21:00:58-05:00

article

2019-08-19T21:15:02-05:00

[email protected]

none

Jaime Humberto López*.

Economía

¿Por qué era necesaria una nueva misión?

43

5721

5764