¿Por qué marcha hoy el sector textil en Colombia?

La movilización, liderada por empresarios en este sector, tiene como objetivo manifestar la defensa del empleo, la sostenibilidad empresarial y la generación de condiciones de equidad.

Alberto Castaño

Este martes en varias ciudades del país empresarios del sector textil marchan para manifestar su posición frente a la crisis por la que, aseguran, atraviesa Colombia. (Lea "El decreto con el que los textiles colombianos esperan repuntar")

“La Cámara Colombiana de la Confección (CCCA) respalda la iniciativa de los empresarios de realizar una marcha a nivel nacional que está programada para el próximo 3 de octubre con el fin de concientizar a los colombianos y al Gobierno de la importancia de defender la industria nacional”, dijo esta organización días antes a la movilización.

La problemática, explicada por el vicepresidente de la CCCA, Enrique Gómez, en entrevista con Blu Radio, radica en aspectos como la mano de obra proveniente de Asia, que cuesta un 95% menos de lo que vale en Colombia, razón por la cual los empresarios aseguran que grandes superficies como Falabella y Zara han preferido pagar los precios que ofrecen los productos asiáticos frente a los nacionales. (Lea "Fabricato: El mensaje que envía el freno de su producción")

Como solución a este inconveniente, Gómez propone subir el arancel del 15% al 40%, para aliviar la competencia por precios que tiene la industria colombiana frente a la China. “El gobierno debe tomar medidas arancelarias para equilibrar la cancha, pero se ha negado rotundamente a hacerlo”, explicó el vicepresidente de la CCCA.

Otras de las propuestas de Gómez es que la tributación del hilo pase del 10% al 5%, ya que Colombia dejó de ser productor y se convirtió en importador y a esto le suma una política de Estado para el sector en la que el IVA baje del 19% al 16%. Subsidios de energía eléctrica e incentivos para el cultivo de algodón son otras medidas que propone el directivo.

Por su parte la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), dijo a El Espectador que no hay una oposición a los comerciantes o mercancías chinas que se encuentran de manera legal en el país pero sí a acciones como contrabando y demás actuaciones ilegales.

“Desde Fenalco se trabaja con la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa), que hacen trabajos constantes para que los comerciantes creen canales directos por si han identificado algún tipo de contrabando o irregularidad entre sus compañeros”, agregó la federación.

El vicepresidente de Comercio Exterior de Fenalco, Eduardo Visbal, también se manifestó al respecto, afirmando que más allá de los precios y la tributación hay un problema de fondo que es la innovación y la capacitación de los trabajadores.

“Ellos quieren es que les cierren el mercado a favor de ellos”, afirmó Visbal al reiterar que la competencia en el mercado colombiano se debe dar más por innovación que por precio.

Según cifras entregadas por este funcionario, en las estanterías de los comercios formales en el país ha habido una disminución, por la subida de los impuestos, de 36 millones de kilos de confecciones, equivalentes a 75 millones de pares de jeans, 170 millones de camisetas Polo.

Por otra parte, Gómez asegura que en el sector opera un 52% de ilegalidad y que, según sus más recientes estadísticas, se han perdido 103.000 puestos de trabajo, lo que se traduce en 30.000 mensuales, 1.000 diarios y uno por minuto.