Ser una política pública

Programa de Alimentación Escolar debe contar con mayores recursos

El Programa de Alimentación Escolar debe aportar objetivos y acciones concretas de mejoramiento para la realización de los derechos de la infancia y adolescencia.

Defensoría del Pueblo

Convertir el Programa de Alimentación Escolar (PAE) en una verdadera política pública de Estado, con metas no sólo en el corto y mediano, sino en el largo plazo, propuso el Contralor General de la República, Edgardo Maya Villazón.

“El PAE no puede seguir siendo un simple programa de Gobierno orientado a la permanencia educativa”, señaló. Acudir a esta opción va a permitir que se superen todas las dificultades que ha mostrado  en materia de ejecución, seguimiento y control, financiación, cobertura e impacto, indicó el jefe del organismo de control de las finanzas públicas.

El Programa de Alimentación Escolar debe aportar objetivos y acciones concretas de mejoramiento para la realización de los derechos de la infancia y adolescencia del país, en el ámbito educativo, dijo Maya Villazón en un comunicado de prensa.

“La alimentación escolar debe ligarse a otros aspectos de política pública que actualmente se encuentran priorizados en la agenda gubernamental, en el mediano y largo plazo, como son la implementación de la jornada única, y el aumento de la cobertura en transición y educación media”, enfatizó el Contralor General.

El PAE ha sido el programa de contenido social que más se ha se evaluado, desde el punto de vista del control fiscal, por parte de la Contraloría General de la República, durante la administración del Contralor Maya Villazón, precisa un informe de la entidad de control.

Se han identificado demoras en la contratación del programa por parte de las entidades territoriales, que terminan afectando a los niños que deben recibir la alimentación desde el inicio del calendario escolar, por lo que “debemos ser propositivos para poder superar estas dificultades, que en algunos casos incluyen una gestión antieconómica de los recursos del PAE, relacionada con mayores valores pagados por ración, así como el pago a favor de operadores y contratistas por raciones no entregadas”, reafirmó el Contralor General en el informe de prensa.

Según información confrontada contra las aportadas por el Ministerio de Educación Nacional, entre 2014 y 2015 el Programa representó la mayor asignación de recursos en el sector educación, alcanzando inversiones que equivalen al 3,1% y 3%, en esos años respectivamente, del total de la inversión recibida por el sector de educación.

Aproximadamente el 82% de los municipios del país presentan una capacidad financiera limitada y carecen de recursos propios que puedan aportar para la ejecución del Programa de Alimentación de Escolar, por lo que dependen también en buena medida, de los recursos que se les asignen a través del Sistema General de Participaciones (SGP) para poder impulsar el programa en sus territorios.

El PAE no ha alcanzado las metas de cobertura que se había propuesto, y en muchas de las regiones del país su alcance sigue siendo muy bajo: del total de los municipios del país, sólo en 9 de ellos, incluido el Distrito Capital de Bogotá, logran un 100% de cobertura en el PAE.

El programa requiere la asignación de mayores recursos para poder alcanzar su cometido, señaló Maya Villazón. “La financiación del programa debe establecerse no sólo en el corto, sino en el mediano y largo plazo, para asegurar que cuente con los recursos necesarios, ya que hasta el momento la asignación presupuestal que recibe no ha permitido garantizarle al programa una línea base de gasto asegurada”, sostuvo.