Recesión de la economía colombiana será menor a la proyectada: Banco de la República

Noticias destacadas de Economía

El Emisor proyecta que para lo que queda de 2020 y hasta 2021 la recuperación suceda de forma lenta. Baja demanda y alto desempleo seguirían dando problemas.

Al final de este año, la economía colombiana registraría una caída del Producto Interno Bruto (PIB) del 7,6 %, que, si bien es descrita como una fuerte recesión, sería menor a la proyectada cuatro meses atrás (8,5 %). Así lo señala el más reciente Informe de Política Monetaria del Banco de la República.

Le recomendamos: Informalidad no le está sirviendo de colchón al mercado laboral

Para 2020, el Banco Central espera que el crecimiento se sitúe entre -9 % y -6,5 %, con un -7,6 % como valor central. Para 2021 se proyecta una variación del PIB entre 3 % y 7 %, con un 4,6 % como valor central. “Los intervalos de pronóstico de crecimiento para 2020 y 2021 se redujeron, pero siguen siendo amplios y reflejan la elevada incertidumbre que se tiene sobre la evolución de la pandemia, las posibles medidas necesarias para enfrentarla y sus efectos sobre la actividad económica mundial y local”, dice el documento.

El Emisor señaló que los indicadores disponibles sugieren que la caída anual del PIB para el tercer trimestre, que el DANE divulgará este mes, estaría alrededor de 9 %. Además, para lo que queda de 2020 y durante todo 2021, habría una lenta recuperación de la economía y del empleo, junto con una inflación creciente, pero inferior a la meta.

El escenario del Banrep supone que no habrá una aceleración importante de los contagios del Covid-19, ni un nuevo endurecimiento de las medidas de distanciamiento social que afecten de manera importante la actividad económica. Con base en esto prevé que la apertura gradual de la economía continuaría y la oferta de los sectores más afectados por la pandemia se iría recuperando de forma lenta en la medida en que la flexibilización de las restricciones siga avanzando.

“Por el lado del gasto, la mejora en la confianza de los hogares, la demanda represada de varios bienes y servicios, los mayores niveles esperados de demanda externa y las bajas tasas reales de interés contribuirían a la recuperación del nivel del PIB”, explicó.

Según el informe, la economía durante la pandemia ha estado caracterizada por una caída en la demanda y la persistencia de amplios excesos de capacidad productiva. Por esta razón, si bien el PIB se ha venido recuperando de forma lenta en el segundo semestre del año, por el ritmo que trae y el proyectado, sumado a la alta incertidumbre, ni siquiera el próximo año Colombia regresaría a los valores de PIB previos a la pandemia.

El Emisor recordó que durante el segundo trimestre de este año el país vio, como habían proyectado, una fuerte caída en su Producto Interno Bruto, “hecho que ha contribuido a un descenso de la inflación por debajo de la meta del 3% y se ha visto reflejado en un fuerte deterioro del mercado laboral”. Aun así, el resultado del primer semestre fue mejor de lo esperado.

¿Qué pasa con el desempleo?

El Banco de la República advirtió que el deterioro del mercado laboral ha sido significativo y la tasa de desempleo se mantiene en niveles históricamente altos. “A pesar de los crecimientos intermensuales registrados desde mayo, en agosto la ocupación nacional aún es inferior en 2,9 millones a la observada antes de la pandemia (febrero)”, cita el informe.

Sin embargo, hay alguna mejora en los indicadores, pero esta recuperación, también lenta, se ha concentrado en el grupo no asalariado, particularmente en los trabajadores denominados cuenta propia, y en menor medida por el empleo formal. “Entre mayo y agosto, 3 millones de personas se reincorporaron a la oferta laboral, y una proporción importante de estos transitaron hacia la ocupación, ya sea a sus antiguos empleos o a nuevos puestos de trabajo. No obstante, aún persiste una proporción significativa de inactivos que podría entrar al mercado y presionar al alza la tasa de desempleo en los próximos meses”.

El Banco Central espera que en el cuarto trimestre de 2020 la tasa de desempleo nacional se reduzca y se sitúe en el intervalo entre 15,1 % y 16,9 %. De esta forma, aseguró, el mercado laboral continuaría muy holgado y contribuiría a explicar los amplios excesos de capacidad productiva de la economía y el fuerte deterioro del ingreso disponible de los hogares.

En consecuencia, la inflación, que se incrementó levemente frente al pronóstico anterior, se mantendría por debajo del 2 % y el 3 % hasta 2021 por las presiones bajistas, aunque para el segundo semestre del próximo año podría aumentar un poco por la desaparición de los efectos de los alivios de precios establecidos como respuesta a la pandemia. En detalle, el IPC se situaría alrededor del 1,9 % (con intervalos entre 1,3 % y 2,3 %) para 2020 y del 2,6 % (con intervalos entre 2 % y 3 %) para 2021.

Vale la pena recordar que en septiembre (último dato disponible) la inflación anual continuó reduciéndose y llegó a 1,97 %, aunque menos que los esperado (1,63 %, según el Banrep en julio). De hecho, las expectativas promedio de inflación para diciembre son inferiores al 2 %, y a cinco y menos años continúan por debajo o cerca de la meta.

“Se espera un buen comportamiento del clima y de la oferta de alimentos perecederos, situación que continuaría aportando a la desaceleración de este rubro del IPC. Los excesos de capacidad productiva seguirían amplios y contribuirían a que los ajustes de precios sean bajos. Adicionalmente, la variación anual de algunos grupos con un componente muy fuerte y persistente de indexación a la inflación (arriendos y servicios de educación) sigue descendiendo, y se proyecta que en 2021 continúen con esta tendencia”, detalló el Emisor.

Comparte en redes:

Temas Relacionados

Macroeconomía