Reducción en la calificación crediticia de Colombia ya se veía venir: Contraloría

La entidad de control enfatizó que antes de que Standard & Poor´s bajara su apreciación crediticia del país, se habían emitido una serie de alarmas que anunciaron el pobre desempeño económico de la nación.

Pixabay

El pasado 11 de diciembre la firma calificadora Standard & Poor´s (S&P) reveló su decisión de bajar la calificación crediticia de Colombia al pasar de BBB a BBB-, lo que se traduce en una menor confianza de parte de los inversionistas extranjeros, entre otros efectos. No obstante, el país sigue permaneciendo en el rango de inversión.

Lea también: Standard and Poor’s baja calificación crediticia de Colombia a BBB-

Ante este escenario, la Contraloría General de la Nación, comunicó este lunes que la decisión tomada por S&P es el resultado de una serie de acontecimientos que prendieron las alarmas del escaso crecimiento económico que ha tenido Colombia.

“En sus informes anuales al Congreso sobre la Situación de las Finanzas del Estado, el organismo de control -La Contraloría- ha advertido reiteradamente sobre la tendencia al deterioro que ha venido mostrando la posición fiscal del Estado, principalmente del Gobierno Nacional Central”, afirmó la entidad al agregar que la reducción en la calificación crediticia de Colombia no es más que otra alarma que se debe tener en cuenta para dejar de registrar “crecimientos raquíticos”.

Según lo explicado por el ente de control, el déficit fiscal, es decir el gasto del país que supera sus ingresos, ha venido registrando un incremento desde el año 2014, pasando de 2.5%, en ese año, al 4% del Producto Interno Bruto (PIB) al cierre de 2016. “Esta situación tiene un espejo en la deuda pública, que mostró un comportamiento creciente al pasar, en esos mismos años, de 39% a 43,8%”, agregó la entidad.

Le sugerimos leer: Fitch Ratings ratifica la calificación de Colombia como BBB

Para la Contraloría, una apuesta acertada para impulsar el crecimiento económico de Colombia está en implementar políticas económicas que puedan ser la plataforma de sectores diferentes al minero energético como la industria y el agro. Además de lo anterior, un mayor recaudo de impuestos es necesario para alcanzar dicho propósito.

“Los últimos intentos en esta dirección no han logrado los resultados esperados y es así como en la búsqueda de medidas para impulsar el crecimiento económico, el gobierno lanzó los denominados planes PIPES (Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo) y, recientemente, otro conocido como Colombia Repunta que, en concreto, no han mostrado los resultados esperados”, explicó la Contraloría.

En este escenario, para la entidad, medidas como el incremento de las tasas de interés el año pasado y el aumento del IVA por la reforma tributaria, que influyó en la demanda interna, fueron acciones que afectaron la dinámica económica en 2017.

Como propuesta para mejorar este panorama económico, la Contraloría asegura que el Estado debe gastar mejor los recursos para contribuir a una mejor precisión de bienes y servicios públicos esenciales para el impulso al crecimiento de la economía.

 

últimas noticias

Los empresarios toman la palabra