‘Revisión a la baja de calificación crediticita es alerta para la futura política fiscal’: Gobierno

El Ministerio de Hacienda respondió a la calificación de la firma Standard & Poor's que, aunque da cuenta de una calidad crediticia satisfactoria en Colombia, advierte de tensiones económicas a largo plazo. ¿Qué responde el Ejecutivo?

Archivo

El Gobierno Nacional, en cabeza del Ministerio de Hacienda, se refirió a la decisión de la firma Standard & Poor's (S&P), que revisó a la baja la calificación crediticia del país, lo que implica que los inversionistas –por dudas sobre impagos y el aumento de riesgos– se vean tentados a retirar sus dineros en Colombia. (Lea: Standard and Poor’s baja calificación crediticia de Colombia a BBB-)

El titular de la cartera, Mauricio Cárdenas, consideró que la determinación de la firma es una "señal de alerta" para las decisiones fiscales (las relacionadas con un adecuado gasto público) que se adopten en los próximos años. En opinión del funcionario, S&P argumentó su decisión, entre otras, en “la incertidumbre que generan las elecciones del próximo año” y en las dudas sobre la capacidad del próximo Gobierno de cumplir con la regla fiscal a partir de 2019, es decir, el conjunto de medidas para controlar el endeudamiento del país.

"Esto nos invita a pensar con mucha responsabilidad en el debate político que se avecina, en cuáles deben ser las fórmulas de política fiscal durante los próximos años", manifestó Cárdenas, quien instó a aumentar los ingresos fiscales y recortar el gasto.

“Ese es el mensaje que está enviando la firma calificadora con su anuncio. Es una señal de alerta para que las decisiones fiscales posteriores, a partir del 2019, se mantengan en la senda que nosotros hemos trazado”, aseguró el ministro.

El titular de la cartera de Hacienda declaró que el compromiso del Ejecutivo es dar confianza a los inversionistas y tranquilidad al país de que “se ha hecho un ajuste ordenado y responsable” ante lo que calificó como “el gran choque” que significó la caída de las exportaciones.

“El país asumió ya la mayor parte de las medidas necesarias para estabilizar la economía: la reforma tributaria de hace un año, el aumento de tasas de interés para bajar la inflación y la devaluación del peso para cerrar nuestro déficit comercial”, agregó Cárdenas, quien insistió en que no se bajará la guardia y se seguirá "trabajando firmemente por la estabilización macroeconómica".

El ministro se pronunció después de que S&P bajó la calificación de deuda en moneda extranjera de largo plazo del país de BBB a BBB -, mientras que revisó la calificación de deuda en moneda extranjera de corto plazo de A2 a A3 y de moneda local de largo plazo de BBB + a BBB.

En esa línea, señaló que S&P –pese a su revisión a la baja– mantuvo el grado de inversión del país, mientras que otras firmas calificadoras, como Moody's y Fitch, lo mantienen en BBB, categoría que, aunque da cuenta de una calidad crediticia satisfactoria, advierte de tensiones económicas a largo plazo.

"Tenemos que perseverar y mantener esa calificación BBB con esas dos firmas calificadoras", apuntó Cárdenas, quien consideró que el país puede "despejar hacia adelante las dudas e incertidumbres que surjan".