Ruta del Sol II es declarado proyecto de importancia estratégica

El Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes), declaró de importancia estratégica la continuación de las obras de la Autopista Ruta del Sol, Sector II, cuya terminación favorecerá la conectividad regional.

Cortesía - Invias

El Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes), declaró de importancia estratégica la continuación de las obras de la Autopista Ruta del Sol, Sector II, cuya terminación favorecerá la conectividad regional.

Lea también: Imputan cargos a Roberto Prieto por supuestos sobornos en la Ruta del Sol 3

Los proyectos que hacen parte de esta obra son la construcción mejoramiento y mantenimiento de la vía Puerto Salgar-Puerto Araujo-La Lizama-San Alberto-San Roque de la Troncal del Magdalena y de la carretera Cúcuta-Sardinata-Ocaña-Aguaclara y accesos.

Estas obras son de gran importancia debido a que entre Puerto Salgar (Cundinamarca) y San Roque (Cesar) se moviliza un tránsito promedio diario de 5.736 vehículos, mientras que por el tramo que va de Ocaña a Gamarra transitan en promedio 1.928 vehículos al día.

La semana pasada el Consejo Superior de Política Fiscal (Confis) aprobó recursos por $400.000 millones, de los cuales $100.000 millones son para la vigencia de 2018 y $300.000 millones para 2019. Con esta inyección de recursos el Instituto Nacional de Vías (Invías) podrá continuar con las obras.

Por ahora se están tramitando vigencias futuras ante el Ministerio de Hacienda para llevar a cabo el respectivo proceso licitatorio que liderará el Invías.

La liquidación del contrato de La Ruta del Sol, que estaba a cargo de la constructora Odebrecht, se tramitó el 22 de febrero de 2017 mediante un acuerdo liderado por la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI). Sin embargo, el consorcio alegó que estaba operando en la vía y rechazó la nulidad de contrato a la que se aspiraba.

Lea también: El entramado que habría tejido “Ñoño” Elías para ocultar las coimas de Odebrecht

Aunque ya se conocieron los fallos del Tribunal Administrativo de Cundinamarca y la Superintendencia de Industria y Comercio sobre la caducidad del contrato de concesión, esta situación jurídica retrasó las obras más de un año.