Encuestas se suspenderán por elecciones

Sisbén meterá en cintura a colados

Los colombianos que sean encuestados cuando se inicie la actualización de datos del nuevo Sisbén “no deben esconder sus electrodomésticos”, debido a que el muestreo determinará sus ingresos y gastos para la calificación de cada hogar, no sus pertenencias. La advertencia fue hecha por el director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Luis Fernando Mejía, al dar a conocer los cambios que va a tener el sistema que permite identificar a los beneficiarios de los programas sociales.

Los nuevos encuestadores del Sisbén estarán debidamente identificados. / DNP

El Sisbén es un sistema para ordenar a las personas según las condiciones de vida, aclaró Mejía. Actualmente hay 36,7 millones de colombianos validados en el Sisbén.

En esta cuarta versión se va a tener una georreferenciación con dispositivos móviles de captura que permitirá saber en dónde se ubica cada uno de los hogares encuestados y se va a tener cálculos del Índice de Pobreza Multidimensional (IPM), sobre todo en los municipios con alta incidencia del conflicto armado. “Vamos a tener una línea de base para entender cómo el posconflicto está mejorando las condiciones de vida de estos ciudadanos”, dijo Mejía.

El nuevo Sisbén 4.0 tiene como meta cubrir 11 departamentos y 232 municipios, y para el año 2018 tener tres departamentos adicionales y 358 municipios. Mejía indicó que durante el período electoral (enero-agosto) se va a suspender el barrido del muestreo, con el fin de evitar que se politice la actualización del sistema que permite identificar a los beneficiarios de las ayudas sociales que ofrece el Estado.

En 2019, la tarea es tener 19 departamentos más, con 512 municipios, “para tener el barrido geográfico completo”, dijo Mejía. Para el nuevo Sisbén ya se han hecho más de 200.000 encuestas. Paralelamente a la modernización del Sisbén se avanza en una etapa de depuración del sistema que ha logrado detectar por lo menos 653.000 colados.

La financiación de las encuestas también cambia. En las grandes capitales, la nación financia el 30 % del costo y el 70 % corre por cuenta de las regiones. En los municipios con flojo desempeño territorial, que son 111, el 95 % de la financiación corre por cuenta de Planeación Nacional y el 5 % restante está a cargo de la administración municipal. El costo total es de $132.700 millones, y con cargo a la nación son $70.300 millones en tres vigencias (2017, 2018 y 2019). “No es muy costoso. Estamos planteando llegar a más de 11 millones de hogares”, explicó Mejía.

El director de Planeación Nacional destaca que la nueva encuesta va a permitir conocer, no sólo las condiciones socioeconómicas de los hogares, sino especialmente las capacidades de la generación de ingresos.

Mejía aclaró que la estratificación no tiene nada que ver el con Sisbén. Para determinar la capacidad de ingresos y gastos de los hogares, Planeación Nacional va a cruzar información con 25 bases de datos. “Toda información interoperable que nos permita detectar estos colados, como lo hicimos con apenas dos o tres bases (de datos) hace dos años”, dijo el funcionario. Planeación Nacional no tiene cifras sobre el monto de subsidios que llegan a personas que no los necesitan.

Temas relacionados

 

últimas noticias