Jugadores nuevos en la transición energética
contenido-exclusivo

Sol y viento, detrás de la transformación de energía en Colombia

Hay registrados 7.400 megavatios en potenciales iniciativas de fuentes no convencionales de energía renovable en 115 proyectos. Son 2.531 MW en 18 proyectos eólicos, 4.892 MW en 95 solares y 34 MW en dos de biomasa.

Bloomberg

Además de las fuentes tradicionales para producir energía, “somos ricos en sol y somos ricos en viento”, dijo María Fernanda Suárez, ministra de Minas y Energía, para destacar el mercado que se abre al desarrollo de fuentes no convencionales de energía renovable (FNCER) en Colombia.

La ministra resaltó que La Guajira es uno de los cinco sitios más atractivos para la generación de energía eólica y, desde el punto de vista de radiación solar, este departamento y el Cesar tienen un 60 % más alto el indicador que el promedio mundial. “Toda la capacidad de generación eólica de la región Caribe es mayor que nuestro potencial hídrico”, destacó la funcionaria.

Este escenario ha sido propicio para llamar la atención de grandes empresas del sector de energía verde, como la china Trina Solar, que ha sido pionera en el sector y que estuvo listada en la Bolsa de Nueva York durante algunos años.

Al país también llegó la portuguesa EDP Renováveis (EDPR). “Colombia será base para la consolidación del negocio de EDPR en el continente latinoamericano, en el que la compañía tiene la intención de seguir creciendo como parte de su estrategia de evaluación de oportunidades y desarrollo de proyectos, tanto de energía eólica como solar fotovoltaica, rentables y centrados en mercados con perfiles de riesgo reducido y estabilidad normativa”, dice la compañía europea.

Además de la presencia corporativa de China y Portugal, otros jugadores tradicionales hacen presencia en el territorio nacional, como AES, Celsia, EPM, Enel y la misma Ecopetrol, activas en el negocio de las energías no convencionales.

Muchos inversionistas vienen tras los beneficios tributarios que la administración Duque ofreció para estos proyectos. La aprobación del Plan Nacional de Desarrollo contempló múltiples incentivos tributarios, como la exclusión automática del IVA en la adquisición de paneles solares y la ampliación de 5 a 15 años para la deducción del impuesto de renta del 50 % de las inversiones realizadas en proyectos de fuentes no convencionales de energías renovables.

Todo esto se ofrece en el mercado local cuando en el mundo cae el precio de la tecnología para producir energías limpias y se conocen estudios sobre el aumento de la velocidad del viento.

Un revés que dejó lecciones

Este gobierno sufrió un revés en la primera subasta para abrir el espacio de generación de energía verde. Luego de esta experiencia, la siguiente subasta le permitió al país asegurar 2.200 megavatios que estarán instalados en el año 2022, es decir, se pasará de tener 1,5 % de energías renovables en la matriz eléctrica colombiana a una proyección superior al 10 %. “Significa que hasta el año 2022 van a entrar $7,5 billones de inversiones en estas nuevas energías y al menos 5.000 empleos directos”, dijo la ministra de Minas y Energía.

En la subasta con precios competitivos se quedaron más de 2.000 kilovatios sin adjudicar de empresarios con garantías, con cierre financiero y que pusieron un precio competitivo, destaca un informe del Minminas.

En la Unidad de Planeación Minero-Energética (UPME) hay registrados 7.400 megavatios en potenciales proyectos de fuentes no convencionales de energía renovable en 115 iniciativas aprobadas. Se trata de 2.531 megavatios en 18 proyectos eólicos, 4.892 megavatios en 95 propuestas solares y 34 megavatios en dos de biomasa.

El presidente de la Asociación de Energías Renovables, SER Colombia, Germán Corredor, señaló que hay varias empresas en proceso de consolidación de proyectos que no fueron adjudicados en la subasta, pero que han concretado contratos directos. Asimismo destacó que no solo hay proyectos de gran tamaño para la generación de energía limpia, sino que hay empresas trabajando en iniciativas pequeñas, como centros comerciales, colegios y edificios familiares.

La energía que proviene del sol y del viento llegará a los hogares de Colombia gracias a la ejecución de proyectos en La Guajira, Cesar, Córdoba, Tolima y Valle. También habrá proyectos fotovoltaicos de autogeneración de Ecopetrol en Santander y Meta, según información del Minminas.

“La subasta ocurre en un momento en el que el costo de la tecnología cae dramáticamente y hemos visto muchos jugadores internacionales invirtiendo en proyectos de energías renovables en Latinoamérica”, destacó Adnan Z. Amin, director general de la Agencia Internacional de Energía Renovable. En los próximos tres años Colombia pasará a tener mayor energía limpia, lo que le permitirá afrontar “mejor la variabilidad climática con diversificación de la matriz. Hoy el 70 % es hídrica”, señaló Suárez.

895150

2019-12-10T17:05:14-05:00

article

2019-12-10T17:07:50-05:00

[email protected]

none

Jorge Sáenz V./ @JorgeS_v

Economía

Sol y viento, detrás de la transformación de energía en Colombia

67

5167

5234

1