Starbucks asesta nuevo golpe a la industria láctea

El gigante del café quiere acostumbrar a los clientes a usar alternativas a los lácteos en un intento por reducir su huella de carbono.

En 2018, Starbucks fue responsable de emitir 16 millones de toneladas métricas de gases de efecto invernadero.AFP

El golpe más reciente a la magullada industria láctea fue asestado nada menos que por Starbucks Corp. El gigante del café quiere acostumbrar a los clientes a usar alternativas a los lácteos en un intento por reducir su huella de carbono.

Le puede interesar: Starbucks eliminará los pitillos de todas sus tiendas en 2020

Si bien Starbucks representa solo el 0,3% de la producción de leche de Estados Unidos, la decisión de declarar oficialmente un énfasis en las opciones no lácteas podría alentar a otros establecimientos de venta de alimentos a hacer lo mismo. Ello podría impulsar un cambio hacia la avena, la nuez, la soja y otras bebidas alternativas por razones ambientales y de salud. El consumo de leche de vaca estadounidense ha caído alrededor de un 2% anual desde la década de 1970, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Es una tendencia que ha contribuido al cese de los negocios de muchos productores lácteos estadounidenses y ha llevado a la bancarrota a dos grandes procesadores estadounidenses: Dean Foods Co. y Borden Dairy Co. Dean es uno de los proveedores clave de Starbucks, según datos compilados por Bloomberg.

El grupo de marketing Dairy Management Inc. dijo que si bien comparte el compromiso de Starbucks con la sostenibilidad, la huella ambiental de la industria es pequeña y se está reduciendo debido a prácticas agrícolas innovadoras y a las nuevas tecnologías. “Tanto las plantas como los animales juegan un papel fundamental en la salud de las personas y el planeta”, dijo el grupo.

Según Starbucks Corp., agregar crema batida a millones de bebidas emite 50 veces más gases de efecto invernadero que el jet privado de la compañía. En general, los productos lácteos son la mayor fuente emisiones de dióxido de carbono en todas las operaciones de la gigante del café y su cadena de suministro.

Esos son solo dos hallazgos de la evaluación ambiental más amplia de Starbucks, revelados el martes cuando la compañía anunció objetivos ambiciosos para reducir su impacto. Para 2030, la cadena de cafés tiene como objetivo una reducción del 50% en las emisiones carbono, la extracción de agua y los desechos enviados a los vertederos.

La tarea es inmensa: en 2018, Starbucks fue responsable de emitir 16 millones de toneladas métricas de gases de efecto invernadero, utilizar 1.000 millones de metros cúbicos de agua y arrojar 868 kilotoneladas métricas, más del doble del peso del Empire State Building, de tazas de café y otros desperdicios. La auditoría se realizó con el consultor de sostenibilidad Quantis y World Wildlife Fund.

Lea también: Vacaciones sí, pero amigables con el medio ambiente

"Sabemos que este viaje será un desafío, sabemos que no podemos hacerlo solos y sabemos que esto requerirá que otros se unan a nosotros", dijo el director ejecutivo, Kevin Johnson, en una entrevista.

900965

2020-01-22T07:20:20-05:00

article

2020-01-22T07:27:16-05:00

pdelgado_251094

none

Bloomberg.

Economía

Starbucks asesta nuevo golpe a la industria láctea

51

3878

3929