Starbucks busca restablecer confianza en la cadena tras arrestos en Filadelfia

Hay alrededor de 28.000 cafés Starbucks en todo el mundo, y las prácticas locales pueden variar ampliamente.

Bloomberg News

Starbucks Corp., que pasó años promocionando su compromiso con la justicia social, está intentando restaurar la confianza en la cadena del café después del arresto de dos clientes negros en Filadelfia.

El máximo ejecutivo de la compañía, Kevin Johnson, se disculpó por el incidente, en el que se convocó a la policía después de que los dos hombres esperaran en una mesa de Starbucks sin pedir nada. Ese fue un "resultado reprensible", dijo en un comunicado el fin de semana.

Johnson siguió con un video mensaje donde juró volver a evaluar las políticas y prácticas de Starbucks. La compañía con sede en Seattle también podría adoptar más capacitación para gerentes de tiendas, incluidas instrucciones sobre el sesgo inconsciente, dijo.

"Arreglaré esto", dijo Johnson, de 57 años. "Esto no es lo que somos, y esto no es lo que vamos a ser".

La controversia representa una de las primeras pruebas importantes para Johnson, que asumió el puesto en reemplazo del CEO de larga data Howard Schultz hace un año. La compañía se enorgullece de construir comunidad y luchar por causas sociales, pero sus acciones han sido cuestionadas anteriormente. Bajo Schultz, Starbucks hizo que los baristas escribieran "race together" en las tazas de los clientes, con el objeto de estimular una discusión sobre las relaciones raciales en Estados Unidos. La medida fue criticada en las redes sociales por ser un enfoque hostil a un problema complejo.

Hay alrededor de 28.000 cafés Starbucks en todo el mundo, y las prácticas locales pueden variar ampliamente. En Filadelfia, a la vicepresidenta regional de la compañía, Camille Hymes, se le ha encomendado la tarea de hablar con los empleados, los clientes, los líderes comunitarios y las fuerzas del orden sobre el incidente.

Johnson también dijo que esperaba encontrarse con los dos hombres que fueron arrestados y pedir disculpas en persona.

Pero el ejecutivo dijo que no había planes para despedir al gerente de la tienda que manejó la situación.

"Creo que la culpa está fuera de lugar", dijo Johnson.