Tensión por Chile dentro del Banco Mundial

Paul Romer denunció que motivaciones políticas estarían detrás del puntaje negativo en el índice de competitividad del país durante el gobierno Bachellete. Sin embargo, el economista que hizo el ranking negó las irregularidades.

AFP.

Una gran polémica despertó las declaraciones del economista jefe del Banco Mundial (BM), Paul Romer, que indicó en el Wall Street Journal que Chile sufrió resultados negativos en el índice de competitividad durante el gobierno de Michelle Bachellete por irregularices en el cálculo.

Romer advierte que la metodología para la elaboración del ranking fue modificada en diversas ocasiones causando que en los últimos cuatro años la competitividad de Chile registrara resultados negativos; algo que fue provocado por "motivaciones políticas". Esto habría acasionado la caída de Chile en el ranking durante el gobierno Bachelet.

Sin embargo, estas acusaciones fueron negadas por el economista que estuvo a cargo de elaborar un ranking de competitividad, y de quien en primera instancia se informó erróneamente que era chileno. El funcionario es de origen boliviano.

"Todo el proceso se llevó a cabo en un contexto de transparencia y apertura", afirmó el Augusto López-Claro, en declaraciones difundidas por el diario chileno El Mercurio.

El economista boliviano admitió después que en los últimos cuatro años los indicadores de este ranking estuvieron sujetos a cambios sustanciales en la metodología, y que se desarrollaron tras consultas realizadas dentro y fuera del Banco Mundial.

Pero en su defensa, López-Claro descartó un sesgo político en los resultados del ranking. Explicó que la caída de Chile se debió a la menor inversión registrada en los últimos años, y a que su legislación "tiene una serie de características que incorporan varias restricciones contra las mujeres".

Romer había dicho antes que, durante la administración de Bachelet, la competitividad cayó dramáticamente del puesto 33 en 2015, al 120 un año después, por los constantes cambios realizados en la forma de medir el índice, y no por medidas económicas adoptadas por el gobierno chileno.

López-Claro estuvo a cargo de la realización del ranking desde el 2011, pero actualmente toma un año sabático de su rol en el Banco Mundial.

La revelación de Romer provocó gran revuelo e Chile y motivó a la presidenta Bachelet a demandar al BM una investigación del hecho.

El BM anunció que efectuará una revisión externa de los indicadores correspondientes a Chile en el informe Doing Business.