El gremio reúne empresas como EPM, Celsia y Emgesa

“Todo el mundo puede ser exitoso si se propone metas”

Ángela Montoya, presidenta de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica, dice que el sector ahora es reconocido y con prestigio mundial.

Ángela Montoya, presidenta de Acolgén, fue ministra de Comunicaciones. También lideró la marca Colombia es Pasión. / Gustavo Torrijos

¿Cómo se lidera a Acolgen, el gremio energético?

Se lidera con pasión, con entusiasmo, con ética, pero sobre todo entendiendo lo que Acolgén significa para Colombia, porque se agrupa a los generadores de energía y qué sería de este país sin energía. Nosotros somos transversales, somos necesarios para Colombia.

El año pasado Colombia estuvo muy cerca de quedarse sin energía. ¿Cómo manejaron esas crisis?

Para el sector eléctrico el fenómeno de El Niño es como el coco, es el momento de crisis de este sector, porque Colombia es mayoritariamente hidráulica, necesitamos el agua. Veníamos de un verano muy seco y tuvimos el fenómeno de El Niño más profundo, más extenso, más prolongado que ha tenido Colombia. Pero le cumplimos al país. En el trilema energético somos el décimo país en confiabilidad energética, eso quiere decir que no nos vamos a quedar sin energía, pero pasamos sustos, se nos incendió una planta, ahí tuvimos unos riesgos, digamos, un tema económico que puso en estrés a las plantas de respaldo. Pero pasamos y le cumplimos al país, fue una época de crisis que vivimos con mucha angustia pero de la que hoy podemos decir: le cumplimos a Colombia.

¿Cómo hizo para meterse en ese gremio, donde todas las cabezas son hombres?

Es verdad, es un sector mayoritariamente masculino, todas las cabezas visibles del sector eléctrico son hombres, pero mujeres existen en todos los sectores. Aquí a veces existe ese componente que pasa desapercibido, ese componente gerencial, técnico, pero con gran componente humano, que tiene un tema social muy profundo. Nosotros vamos a lugares apartados de Colombia donde probablemente no hay presencia del Estado. Y para llegar a esos lugares, independientemente de la planta, necesitamos hablar con la gente, con la comunidad, y hacer las cosas bien. Entonces el compromiso social es un gran componente del sector eléctrico colombiano.

Es administradora. ¿Cómo cree que se debe educar un líder?

Creo en un liderazgo personal, tengo un mantra. En mi vida personal y en mi vida profesional trato de ser la mejor persona posible. Ese es mi sistema de liderazgo. No es lo que aprendí en la universidad. Yo creo que si uno es un buen ser humano y tiene unos conceptos de ética, de valores y de principios, puede liderar cualquier industria, cualquier sector, y por eso si este sector es masculino o no, eso es lo de menos, el liderazgo es una cosa que va de adentro hacia afuera.

Fue ministra, estuvo en Procolombia y lideró la campaña de Colombia es Pasión… ¿qué le dejó eso de aprendizaje para trabajar hoy en el sector energético?

Todos los días de la vida cuando fui ministra fui feliz, porque le entregué mi servicio a Colombia, siempre digo que cumplí con mi servicio militar. Todos los días de mi vida liderando Colombia es Pasión fui feliz, porque fue cuando pusimos a Colombia en el mundo, al país en el lugar que se merece, donde no lo vieran como el país donde lo único que había era narcotráfico y guerrilla. Le mostrarnos al mundo que somos 49 millones de colombianos que valemos la pena. Aprendí mucho. Y esa mezcla de privado y público me ha permitido moverme en esas dos aguas.

¿Qué le gusta más, dónde se siente mejor, en el privado?

Yo soy más del sector privado. Si cuento todos los años de mi vida, he trabajado más en el privado que en el público, pero adoro los dos. Donde uno pueda entregar su pasión, su positivismo… Me siento bien en los dos.

¿Cómo concluir que el suyo ha sido un liderazgo efectivo?

El sector ahora es más comprendido, la gente antes llegaba a su oficina, o a su hogar, y prendía un bombillo y listo, pero no entendía de dónde venía, hoy le explicamos a la gente qué es y cómo se hace la energía. Es un sector que tiene prestigio nacional y mundial, muchos países quieren ser el sector energético colombiano, somos el único país de América Latina que sale en la medición de confiabilidad, somos el 10 en el mundo. Todas las empresas que están en Colombia son de talla mundial y me siento privilegiada de representarlas.

¿Cuántos asociados tienen?

Somos 15 empresas, pero todas ellas son muy grandes en responsabilidad.

¿Hay una ausencia de capilaridad en el cubrimiento de energía?

Eso se llama equidad, y definitivamente todavía tenemos que ser más equitativos. Todo colombiano debería tener acceso a la energía. Eso se trabaja de la mano con el Gobierno, pero hemos crecido y llegado a cerrar la brecha. Hoy, 450.000 familias no tienen acceso a la energía.

¿Y están trabajando por ellas?

Permanentemente, y hoy con las energías renovables tenemos no solo compromisos sociales, sino grandes compromisos ambientales. ¿Por qué? Porque los compromisos que hizo Colombia en COP 21 el año antepasado de baja en las emisiones también nos competen a nosotros. En el sector de generación ya cumplimos y lo hicimos con creces, somos el cuarto país más limpio del mundo en emisiones en temas de energía, pero para cerrar esa brecha se requiere mucho y yo creo que Colombia en los estándares energéticos goza de grandes calificaciones.

Habla de COP 21, de energía limpia, ¿cómo trabajan en ese liderazgo consciente?

Definitivamente, si un sector tiene compromisos con el medio ambiente es este, no sólo por las emisiones de gases, sino por toda la ola verde en el mundo. Aquí se genera de manera hidráulica y esa es la más limpia del mundo, 7 5% de la generación de energía en el país viene de la fuente de agua. La energía solar, la eólica, está entrando con fuerza al país y vamos a ver una matriz robusta.

¿Cómo integra la familia y el trabajo?

Se logra, me sale del alma decirlo. Yo tengo dos hijos ya grandes, universitarios, he trabajado desde que ellos eran pequeños y no tuvieron un déficit de mamá, mi logro más importante ha sido ser mamá y alrededor de ser mamá he sido profesional. Se puede tener compromiso con el trabajo, con el hogar, con los hijos, y ser exitoso en los tres, es básicamente nunca perder de vista cuáles son las prioridades. Nunca dejé de ir a una reunión de mis hijos, nunca dejé de ir al pediatra, tuve cargos con horarios muy extensos. Y ahora cuando ellos son grandes les pregunto: ¿Ustedes sintieron que les hice falta? “No, siempre estuviste presente”. Ese es el equilibrio, el que se logra dándoles importancia a los pilares.

Si usted identifica un potencial de líder, ¿qué trabajo haría en él?

Le preguntaría: ¿Usted qué quiere ser en la vida, cuál es su pasión? ¿Por qué quiere ser recordado? Cuando lo responda, entonces, hágalo. Todo el mundo puede ser exitoso si se propone metas y las cumple, se trata de meterle energía, meterle entusiasmo, pero sobre todo, meterle fe.