El fracking es uno de los medios para sacar ese crudo

Yacimientos no convencionales son el futuro petrolero de Colombia: Ecopetrol

Juan Carlos Echeverry, presidente de la estatal, asegura que ni el país, ni la empresa ni los sindicatos pueden darse el lujo de no explorar este tipo de recursos.

Juan Carlos Echeverry, presidente de Ecopetrol.Archivo.

En el mundo petrolero comienzan a aflorar dos preocupaciones: la baja inversión en los campos maduros y el crecimiento futuro de los autos eléctricos. En Colombia la atención comienza a centrarse en los yacimientos no convencionales de hidrocarburos, que incluye el fracking, un método de extracción que ha despertado un amplio debate global al interior de la misma industria y en el sector del medio ambiente.

Este tipo de recursos  le permitiría al país  multiplicar por cuatro sus actuales reservas petroleras. Éstas son de tal impacto para las finanzas del país que podría ser “la opción de prosperidad más grande de Colombia en los próximos 10 o 20 años”, señala el presidente de Ecopetrol, Juan Carlos Echeverry.

¿Por qué hay que meterle a los yacimientos no convencionales de petróleo?

Porque nuestras reservas actuales son 1.600 millones de barriles y aquí puede haber entre 2.300 y más de 7.000 millones (de barriles). Es tres o cuatro veces más de lo que tenemos hoy. Y por que si no lo hacemos a la vuelta de 10 años estaríamos en riesgo de perder la autosuficiencia  petrolera, el autoabastecimiento. Como presidente de Ecopetrol sí le tengo que decir al país: la solución está en el Magdalena Medio, que podría pasar de producir 100.000 barriles día a 300.000-400.000 barriles día y volver a recuperar el primer lugar como zona productora de petróleo, y está justo debajo de la refinería. Ese sería un petróleo liviano y que podríamos refinar inmediatamente para el bienestar de todos los colombianos. Entonces no nos arriesgaríamos a perder la exportación y a vernos obligados a importar combustibles.

¿Por qué hay tanta prevención hacia el fracking?

Yo digo que es por desconocimiento que todos compartimos, ninguno de nosotros es especialista en (yacimientos)no convencionales o en fracking. Eso quiere decir que tenemos que conocer más. Es como si hace 100 años hubiéramos dicho nos gusta el caballo, pero no nos gusta el carro, porque es que el carro se estrella, va muy rápido y usa petróleo y necesita caucho. O si dijéramos que los computadores tienen riesgo. Todo tiene riesgo, pero nosotros podemos mitigar esos riesgos, preservar el agua, cuidar que haya prosperidad para todos. Este no es un proyecto región, es un proyecto país; el tamaño de los no convencionales y el impacto en el país hace que ésta sea probablemente la opción de prosperidad más grande de Colombia en los próximos 10 o 20 años.

Pongamos los yacimientos no convencionales en cifras…

Los no convencionales están cambiando la economía de Estados Unidos, una economía que es 100 veces la nuestra, y está cambiando la industria petrolera mundial. Colombia tiene no convencionales muy cuantiosos. Déjeme darle un ejemplo: las reservas de no convencionales pueden llegar a ser cuatro veces las reservas actuales de Colombia. La inversión de no convencionales puede ser de entre US$15.000 y US$42.000 millones. No hay ningún proyecto en Colombia del tamaño de los no convencionales

¿No se puede hacer todo esto sin fracking?

Mi convencimiento hoy, y me tomé casi dos años y medio para llegar a este convencimiento, es que ni Ecopetrol, ni el país, ni la USO (sindical obrera) nos podemos dar el lujo de no ir por los no convencionales, y mucho menos Barrancabermeja y la refinería de la ciudad. Es absolutamente estratégico.

¿Qué le va a pasar a la refinería de Barrancabermeja?

En este momento nada. Es una refinería excelente que tiene unos costos muy bajos, que tiene un EBITDA (indicador utilizado como referencia sobre su actividad) altísimo que se multiplicó por seis en los últimos seis años. Es una refinería que está muy buena y le estamos haciendo las inversiones de mantenimiento y operación. Si con los no convencionales la podemos cargar para los próximos 30 o 40 años, y existe el petróleo liviano para cargarla, tiene sentido hacer el Plan Maestro de la Refinería de Barrancabermeja (PMRB): sin petróleo no tiene sentido hacerlo. Entonces los no convencionales y el PMRB van juntos. Eso es muy importante y se tienen que tejer juntos.

¿Y si la USO rechaza el fracking?

El foro sobre los yacimientos no convencionales fue convocado por la USO, Acipet y Ecopetrol. Y creo que todos queremos saber más sobre los no convencionales. Es natural que haya aprensiones, pero son los técnicos los que nos tienen que tranquilizar. Salir a la calle, montar en avión, en carro y en bicicleta tiene riesgos, pero los asumimos todos los días y los mitigamos. Producir petróleo también tiene riesgos y lo que hace esta industria es mitigarlos y gestionarlos.

¿Tiene futuro la refinería de Barrancabermeja?

Tiene todo el futuro para 100 años más.

¿Depende de los yacimientos no convencionales?

Lo que pasa en el país es lo siguiente: nosotros hacemos descubrimientos de 5 millones, 10, 20, 40 millones de barriles en el on shore (costa adentro), entonces no estamos descubriendo más de 100 millones de barriles al año. Los no convencionales prometen entre 2.500 y 7.000 millones de barriles. En un país que no es rico, como el caso de Colombia, cómo deja usted esa riqueza en el subsuelo, Ecopetrol cómo la va a dejar, cuando es una empresa petrolera. Entonces yo si estoy seguro de que Colombia no puede darse ese lujo, no tiene ninguna otra fuente de riqueza de ese tamaño para hacerlo.

Si le pegamos a un buen descubrimiento petrolero como Cusiana o Caño Limón, ¿cuál será la suerte del fracking?

Ay, yo rezo todos los días para eso. Acabamos de tener un descubrimiento de gas costa afuera, similar a eso, pero no un descubrimiento en petróleo costa adentro, ese es el problema. La refinería de Barranca necesita petróleo y no gas. Colombia es un país de campos maduros en el que ya es difícil encontrar mega campos, mega descubrimientos, y en este momento usted se encuentra con que hay no convencionales por 3.000, 4.000, 5.000 millones de barriles, ¿usted qué hace? Pues esos son los que yo tengo que buscar. ¿Qué hace para eso?, venir a Barranca, habla con la gente, habla con el alcalde, habla con el gobernador, va a Bolívar, va a Cesar, va a Antioquia y dice entre todos vamos a cambiar este país. Es en el Magdalena Medio en donde vamos a cambiar a Colombia, esa es la plata de la paz, es la plata de la prosperidad.

¿Qué piensa acerca de las consultas populares?

Pienso que tenemos que hacer las cosas mejor. No sólo Ecopetrol, todas las petroleras. Pienso que la gente no nos está diciendo que no.

¿Que le puede pasar al país ante una eventual pérdida de autosuficiencia petrolera?

Nosotros hoy podemos estar perdiendo, dependiendo del precio, entre US$20.000 y US$30.000 millones de exportaciones de petróleo, más las de Reficar y otras cosas podemos estar perdiendo unos US$35.000 millones, de (un total de) US$60.000  millones en un año muy bueno. Si perdemos la autosuficiencia, no sólo perdemos esos US$30.000 millones sino que tenemos que dedicar de los 20 (mil millones) que quedan, US$10.000 millones a importar combustibles. Nos quedarían US$10.000 o US$15.000 millones para importar todo lo que necesitamos, que hoy son US$60.000 millones. Habría tan pocas divisas que no podríamos importar lo que necesita Colombia. Volveríamos a la época del Simca y el Renault 4.

Temas relacionados