Revista crítica del gobierno ecuatoriano sale de circulación

Los directivos de Vanguardia aún no han determinado si la publicación se mantendrá en internet.

La revista ecuatoriana Vanguardia, dura crítica del gobierno de Rafael Correa, anunció el viernes que saldrá de circulación señalando que una ley de comunicación recientemente aprobada hace inviable su labor periodística.

La publicación aseguró en un comunicado que la ley es un "nuevo atropello" al país y que "no tolerará que el gobierno pueda determinar cuáles son los temas que debamos tratar" ni que "toda la libertad de información sea supervisada y fiscalizada por un superintendente designado por el presidente".

"Estas son las razones para dejar de circular", concluyó el boletín.

Los directivos de Vanguardia aún no han determinado si la publicación se mantendrá en internet pero afirmaron que el lunes saldrá el último número de su edición impresa.

La ley de comunicación, que entró en vigencia el lunes, contempla la creación de un ente regulador con potestad para sancionar con multas a las empresas que se nieguen a rectificar informaciones bajo el principio de responsabilidad ulterior.

Asimismo, establece una redistribución progresiva de las frecuencias de radio y TV para conceder 34% a medios comunitarios, 33% a los públicos y 33% a los privados, mediante la asignación de las licencias disponibles y la reversión de aquellas obtenidas ilegalmente o por incumplimiento de normas, para lo que aún no hay plazos.

La revista Vanguardia, que empezó a circular en 2005, ha mantenido una puja con Correa desde que el mandatario izquierdista asumió la presidencia, en 2007.

En agosto de 2012, la publicación demandó al presidente ecuatoriano por daño moral, exigiéndole una indemnización de dos millones de dólares, asegurando que el gobernante le acusó falsamente de irregularidades laborales.

En febrero del mismo año, Correa pidió archivar un proceso contra dos periodistas, entre ellos el director de Vanguardia, Juan Carlos Calderón, a quienes demandó por daño moral a raíz de un libro que reveló contratos de un hermano suyo con el Estado.

Correa mantiene una dura disputa con un sector de la prensa al que acusa de manipular la información y de desprestigiarlo y tratar de desestabilizar su gobierno.

Temas relacionados