14 Apr 2020 - 1:13 a. m.

Algunos escritores y editores rusos piden que los libros sean un "bien de primera necesidad"

Lo hicieron en una carta abierta con el fin de salvar la industria editorial de la ruina durante la pandemia del coronavirus.

(EFE)

Varios países como Alemania han creado alternativas para que la lectura y el préstamo de libros siga activa dentro de las comunidades en tiempos de confinamiento. / Cortesía
Varios países como Alemania han creado alternativas para que la lectura y el préstamo de libros siga activa dentro de las comunidades en tiempos de confinamiento. / Cortesía

Varios escritores y editores rusos se dirigieron al Gobierno en una carta abierta para que se catalogue los libros como un "bien de primera necesidad" con el fin de salvar la industria editorial de la ruina durante la pandemia del coronavirus.

"Incluir los libros en la lista de artículos de primera necesidad", propone la carta dirigida al primer ministro ruso, Mijaíl Mishustin.

La segunda demanda que le hacen al jefe del Ejecutivo es que la industria del libro sea una de las primeras en recibir ayuda estatal, ya que es una de las que más ha sufrido debido al COVID-19.

Lo invitamos a leer: La Esquina Delirante XXVII: En cuarentena (Microrrelatos)

La misiva ha sido firmado por escritores tan conocidos como Liudmila Ulítskaya o Zajár Prilepin, este último una figura muy cercana al Kremlin.

Los editores alertan sobre el hecho de que "el cierre de las librerías -que distribuyen un 70 % de la producción editorial- paraliza prácticamente el trabajo de toda la industria del libro, desde escritores hasta editores y compañías poligráficas".

Aunque reconoce que el peso de dicha industria en la economía nacional es "pequeño", su papel cultural es "muy importante" y estima en un 50-60 por ciento las pérdidas durante el último mes.

Lo invitamos a leer: Fragilidad, la palabra del año

En caso de que la situación se alargue por mucho tiempo, advierten, la pandemia puede colocar a todo el sector "al borde de la bancarrota".

"Queremos que nuestro país siga enorgulleciéndose de nuevos Pushkin, Dostoyevski y Tolstói. Y por eso, esperamos que nuestra voz sea escuchada", señalan.

https://www.elespectador.com/noticias/cultura/yo-confieso-los-tiempos-del-demonio-capitulo-tres-articulo-913908

Recibe alertas desde Google News