El Magazín Cultural

Publicidad
22 May 2022 - 2:00 a. m.

“Aribada”, presencia colombiana en el Festival de Cannes

El cortometraje dirigido por Natalia Escobar y Simon(e) Jaikiriuma Paetau, sobre una comunidad embera de mujeres trans, forma parte de la selección de la Quincena de los Realizadores del Festival de Cannes.

Janina Pérez Arias

Las Traviesas, protagonistas del corto colombiano “Aribada”.  / Quincena de los Realizadores / Festival de Cannes
Las Traviesas, protagonistas del corto colombiano “Aribada”. / Quincena de los Realizadores / Festival de Cannes
Foto: Quincena de los realizadores / Festival de Cannes

El cortometraje dirigido por Natalia Escobar y Simon(e) Jaikiriuma Paetau, sobre una comunidad embera de mujeres trans, forma parte de la selección de la Quincena de los Realizadores del Festival de Cannes.

Cuando Simon(e) Jaikiriuma Paetau vio en su celular un número no identificado y con código de Francia, no estableció ninguna conexión con el Festival de Cannes. No sospechaba que le esperaban buenas nuevas, ya que Aribada, cortometraje que dirigió junto a Natalia Escobar, había sido seleccionado en la Quincena de los Realizadores, importante sección de esa cita cinematográfica.

Natalia Escobar comentaba en Cannes: “Es muy lindo y satisfactorio ver que una idea que fue en su momento una semilla haya crecido como un árbol tan grande. También es hermoso y emocionante que la historia que contamos pueda llegar a una plataforma tan amplia”.Aribada, que se desarrolla en el Eje Cafetero y cuenta el encuentro entre la bestia Aribada con Las Traviesas, un grupo de mujeres trans emberas, fascinó a los seleccionadores de la Quincena de los Realizadores, sumándose al exclusivo grupo de diez cortometrajes que se proyectarán en estos días del festival (del 17 al 28 de mayo).

Le sugerimos leer: Una infancia en la época de Reagan

Las directoras Natalia Escobar y Simon(e) Jaikiriuma Paetau, y la guionista Friederike Federica Hirz están en Cannes para la presentación de la película que forma parte de la representación de la cinematografía colombiana.

La emoción es palpable. Sin embargo, “no estamos completas”, admite Federica, mientras que las otras asienten en señal de un sentimiento compartido.

Echan de menos a Las Traviesas, las mujeres trans que con tanta generosidad las acogieron en Santuario, donde en conjunto realizaron talleres, convivieron y aprendieron a tener confianza mutua.

Las directoras narran cómo conocieron a Las Traviesas y sus relatos sobre el rechazo experimentado, y cómo se unieron para formar esa comunidad que toma el nombre de una particular cosecha de café fuera de tiempo, llamada “la traviesa”. Precisamente, ellas tienen su sustento de vida en la recolección del café, a pesar de que “es un trabajo muy precario, como la esclavitud moderna”, sentencia Escobar.

Sin dudas, Aribada conectará con el público internacional en Cannes. Con relación a la identidad, “habla muy universalmente de la búsqueda de un lugar en el mundo”, apunta la codirectora Simon(e) Jaikiriuma Paetau, “son mujeres atravesadas por experiencias cruzadas: ser indígena, personas trans, pero también campesinas en una zona específica y desplazadas”.

Podría interesarle leer: Andrés Ramírez Pulido: “La jauría” competirá en la Semana de la Crítica, de Cannes

Las Traviesas contribuyeron enormemente a la realización de esta película de treinta minutos de duración, la cual se nutre de su identidad, bagaje cultural y entorno. Es por eso que definen la construcción y realización de Aribada como un trabajo colaborativo.”Desde un primer momento, nos propusimos que ampliaran sus voces”, comenta Hirz, alemana con un castellano perfectamente colombiano.

Jaikiriuma Paetau recuerda que fue un desafío acercarse a Las Traviesas “no como persona queer no binaria, de una zona urbana que soy, sino más bien con respeto, entendiendo que su identidad está construida de forma muy distinta a la de una persona trans de la ciudad”, describe quien se propuso “decolonizarse, desaprender y deshacer para no proyectar mi perspectiva en ellas”.

Con cierto orgullo, Simon(e) narra que una profesora emberá alabó el cortometraje, resaltando el hecho de que “se puede hablar de la diversidad de género dentro de las comunidades indígenas a través de sus propias leyendas o cosmología”.

Le podría interesar escuchar el pódcast de literatura de El Espectador: El refugio de los tocados, por la literatura y la conversación | Pódcast

La participación de Aribada en el Festival de Cannes es importante sobre todo porque “se trata de una historia que no se suele contar”, apunta Natalia Escobar, “no se sabe mucho de esta comunidad emberá en Colombia, y estamos contando desde dentro de ella”.Aribada tendrá una instalación artística que se mostrará en Santuario, pero también en la Cinemateca de Bogotá, Ciudad de México y Nueva York.

Ellas esperan que el paso de la película por Cannes sirva también para que Las Traviesas logren recolectar fondos destinados a la compra de una vivienda que las acoja.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.