28 Jan 2020 - 8:23 p. m.

El hombre que se escapó de Auschwitz

Jaime Bromberg Katz fue uno de los judíos que acabó preso en los campos de concentración de Auschwitz. Sobrevivió porque se hizo el muerto. Luego viajó en busca de dos de sus hermanos a Colombia. Se afincó en Manizales, donde falleció en 2002.

Fernando Araújo Vélez

Esta semana se cumplen 75 años de la liberación de Auschwitz, uno de los lugares más macabros que recuerde la historia de la humanidad.  / Cortesía
Esta semana se cumplen 75 años de la liberación de Auschwitz, uno de los lugares más macabros que recuerde la historia de la humanidad. / Cortesía

Fue en enero de 1945. Jaime Bromberg era trasladado hacia un campo más. No sabía ni qué día era ni qué año; mucho menos, a qué lugar iba. Él caminaba con otros compañeros a la velocidad que podía. Empezó a oscurecer. Hacía mucho frío, frío de pleno invierno en Europa. Frío de muerte, porque todas las mañanas se levantaba creyendo que aquella sería la última de sus mañanas, y todas las noches se echaba a dormir sabiendo que faltaban uno, dos o tres de sus compañeros. 

De repente vio una zanja cubierta de pasto y tierra y en menos de un minuto se puso de acuerdo con cuatro judíos más. Todos se lanzaron al hueco, sin hablar ni respirar casi. Pasaron algunos minutos que luego fueron horas. Por fin percibieron que ya habría amanecido. Jaime Bromberg escuchó a una gallina revolotear por ahí y la apresó: fue lo único que comieron durante seis días. No salieron más de su refugio, no sabían nada de lo que ocurría afuera. Así fueron pasando los días. Una mañana él escuchó a lo lejos algunos acordes del himno israelí. Entonces movió la maleza y sacó una mano. Tanteó como pudo el terreno y allí, encima de él, un oficial del ejército ruso le dijo shalom y lo ayudó a salir.

Recibe alertas desde Google News