Esperanza Delgado y su apuesta por una reforma profunda a la justicia

Fue presidenta de Asonal Judicial y hoy aspira a la Cámara de Representantes por el partido de la U en Valle del Cauca.

Esperanza Delgado. Cortesía

¿Quién es Esperanza Delgado y por qué quiere llegar al Congreso?

Soy tulueña y abogada constitucionalista de la Universidad Santiago de Cali. Trabajé 24 años en la Rama Judicial y durante 14 fui presidenta de la Asociación Nacional de Funcionarios Judiciales (Asonal Judicial). Estoy preparada, tengo el conocimiento, la idoneidad moral y la experiencia en leyes. Después de 24 años en la administración de Justicia, conozco la dinámica de mi país y por ende, tengo propuestas para mejorarlo.

¿Cuál es el tema al que le quiere trabajar desde el Congreso, el que será su prioridad?

Reforma estructural, profunda a la Justicia que pasa por consultarle al pueblo, al académico, al ejecutivo, al empresario qué Justicia es la que aspiramos y necesitamos. Esto para dejar de importar modelos de justicia que vuelven un cuello de botella la administración de ésta en nuestro país, como, por ejemplo, lo que pasó con el Sistema penal acusatorio del que se esperaba una respuesta rápida y eficaz, y que solo trajo frustraciones.

¿Cuál es su posición frente al acuerdo de Paz?

Yo creo en la paz como único camino expedito para lograr un verdadero desarrollo de nación.  Y por esto aspiro a que el nuevo Congreso y el nuevo Gobierno retomen los acuerdos del proceso de paz con la seriedad que esto amerita. Pero esta paz tiene que darse con justicia social, es decir, que el campesino regrese a sus tierras y sustituya los cultivos ilícitos por cultivos legales porque el campo es la alacena de la ciudad. Con oportunidades de educación y trabajo para el pueblo, las cuales conllevan a erradicar los cinturones de miseria. 

¿Proceso con el Eln?

Considero que un Gobierno nunca puede abandonar la posibilidad del dialogo en la búsqueda de la paz. Por lo tanto, hay que insistir en una mesa de negociación con el Eln, eso sí, solicitándole a este grupo insurgente muestras de verdadera voluntad para que destrabar la negociación.

¿Aumentaría edad de pensión?

No, me opongo tajantemente. Cuando se analizó el tiempo de productividad de un trabajador, según el oficio que desarrolle, se concluyó científicamente cuál era el tiempo máximo para realizar eficazmente sus funciones. Por lo tanto, no se puede pensar que para mejorar el déficit pensional (que es culpa del Estado) se esté constantemente alargando la edad de pensión.

¿Cárcel para menores infractores?

Hay que buscar la resocialización del ser humano. Las cárceles no cumplen esta función y menos lo harán con un menor. Desde el Congreso, habrá que legislar para evitar que el menor infractor siga por el camino de la delincuencia. ¿Y cómo logramos esto? Acabando el asistencialismo excesivo y cambiándolo por oportunidades laborales para los padres del menor infractor, mejorando la calidad de oferta educativa y mejorando el acompañamiento psicológico y social a estas familias vulnerables.

¿Legalización de la droga?

No, para nada. El país no está en condiciones de principios, ni morales ni éticos, para dar semejante paso.